El UCAM Murcia CB confirmó anoche en el Palacio que ha regresado al lugar más peligroso de la Liga ACB. Aquel en el que cada detalle, cada simple palmeo, puede marcar la diferencia entre sobrevivir o continuar en el infierno. El conjunto universitario, que ya encadena siete derrotas consecutivas en la Liga Endesa, no pudo hacerle sombra a un rival que al principio del curso se preveía de 'su' liga para intentar pelar por las cotas más altas. Pero el Morabanc Andorra, con Ibon Navarro al frente, conquistó ayer en Murcia su noveno triunfo de la temporada (67-77) y agravó todavía más la crisis del UCAM.

Ni el poderío físico, ni el rebote, ni la defensa. Ninguna de las virtudes del equipo universitario han funcionado en el último mes, lo que ha dejado al entrenador Javier Juárez en la cuerda floja y en las próximas horas se podría confirmar el relevo en el banquillo por parte de la entidad universitaria. Los aficionados que se dieron cita ayer en el Palacio estallaron al término del encuentro en busca de soluciones y con el foco hacia la zona técnica, ya que la segunda vuelta del calendario no ha podido comenzar de peor manera. El UCAM asumió anoche que esta temporada le tocará pelear por seguir un año más en la máxima competición. Un cambio brusco para el que no estaba preparado y deberá adaptarse a este nuevo medio lo más pronto posible. Un duelo de supervivencia que empezará a partir de la próxima jornada, en una de sus pistas malditas, frente al Obradoiro.

El destino quiso que este golpe de realidad se lo diese el técnico que el pasado año firmó una de las mejores campañas de la historia del club murciano. Ibon Navarro se llevó un cálido aplauso con el recuerdo de la Final Four de Atenas todavía latente y durante cuarenta minutos, en los que también sufrió al Palacio como visitante, fue dirigiendo a los suyos de la misma forma tan familiar para todo el público local hasta cocinar el triunfo. El UCAM, por su parte, cometió los mismos errores que en las últimas semanas y después de aguantar el tirón en la primera mitad, en la que dejó al Andorra con solo 32 puntos a favor, encajó 27 en todo el tercer cuarto.

Javier Juárez apostó por Mitrovic y Booker en el quinteto inicial y el UCAM buscó su primera ventaja en el marcador desde el perímetro. Dos triples de Booker y uno de Rojas, en los primeros ataques universitarios, abrieron el partido con un 9-4 en el marcador. Sin embargo, el Morabanc Andorra contaba con más presencia en la zona y aprovechó los centímetros de Upshaw y Diagné para igualar el partido, con varias acciones yendo al tiro libre, y dominar el rebote. El conjunto de Ibon Navarro dobló en capturas al UCAM en los primeros diez minutos (7 rebotes locales por 13 visitantes), pero sobre todo fue muy superior en el ofensivo. Con las rotaciones, Mitrovic pasó al 'cuatro' con Tumba como referente, y fue ahí cuando los de Javier Juárez comenzaron a igualar el pulso en el juego interior (11-14). Booker, el único capaz de romper a la defensa andorrana, y una asistencia de Radoncic para Tumba cerraron el primer cuarto (17-20).

El UCAM arrancó el segundo capítulo del encuentro con un parcial de salida de 5-0 gracias a una canasta del alero montenegrino y un triple muy punteado de Urtasun. No obstante, continuó con problemas en ataque al tener que sacar los tiros desde la media distancia y con varias posesiones amenazadas por el reloj (24-22). Tras varios minutos descafeinados, Kloof encendió al Palacio con un tapón sobre Rafa Luz y lideró la contra para asistir a Soko (27-22), que sacó el adicional. Fueron los mejores minutos de la primera parte para el UCAM e Ibon Navarro se vio obligado a tener que pedir tiempo muerto para buscar la reacción. A partir de ahí, los visitantes pudieron sacar más ventaja si llegan a estar acertados en el tiro libre (con un 1/7 desde esa distancia), y cinco puntos consecutivos de Shurna dieron alas al Morabanc en el tramo final antes del descanso (29-32).

Parecía que arrancaba bien la segunda parte para el UCAM con un mate de Tumba, hasta que dos canastas consecutivas de Walker empezaron a 'romper' el partido para los visitantes (34-41). Juárez se vio obligado a tener que dar entrada de nuevo a Urtasun, pero dos desajustes defensivos permitieron a Jerome Jordan abrir brecha para el Morabanc (37-43). Booker contestó con una canasta lejana de dos, y los constantes fallos desde el tiro libre del equipo de Ibon Navarro le dieron a los universitario otra vida extra en el partido tras un triple de Walker (41-46). Hasta que Ennis encontró la forma de hacer daño a la defensa del UCAM por dentro con dos buenas acciones y el Andorra elevó la distancia hasta los diez puntos (43-53). El partido se convirtió en un intercambio de golpes, donde los fallos locales predominaron y el Andorra se sintió muy cómodo corriendo (47-57).

El conjunto visitante arrancó el último cuarto con un parcial de salida de 2-7 que obligó a Javier Juárez a cortar con un tiempo muerto. Los problemas en el rebote se mantuvieron para el UCAM y el Andorra, poco a poco, fue engordando la distancia en el marcador (52-68). La suerte tampoco sonreía al equipo murciano con un triple de Doyle que le hizo la corbata cuando estaba a punto de entrar, los de Ibon Navarro tuvieron en sus manos varias acciones para llegar a los 20 puntos de distancia a cinco minutos del final y Rudez cortó la mala racha del UCAM con un triple (55-70). El equipo andorrano anestesió los últimos minutos del encuentro con vistas a conservar su ventaja y tras un triple de Upshaw llegaron los primeros pitos del Palacio al encadenar la séptima derrota consecutiva en la Liga ACB. El conjunto murciano maquilló el marcador en el último minuto a base de coraje, presionando en el saque de fondo, con seis puntos seguidos, pero la brecha ya era demasiado grande (67-77).