10 de diciembre de 2018
10.12.2018
La Opinión de Murcia
Fútbol. UCAM Murcia
UCAM Murcia30El Ejido

Mentalidad de ganador

El UCAM Murcia golea y da un golpe de autoridad liderado por un excelso Collantes ante un CD El Ejido que juega con uno menos casi todo el partido por expulsión del portero Aulestia

09.12.2018 | 22:05
Mentalidad de ganador
Mentalidad de ganador

Carlos Moreno y Kilian amplían la lista de goleadores del equipo de Munitis.

El UCAM Murcia sumó ayer uno de esos triunfos que, vistos sobre el papel y la estadística, parece cosa de 'coser y cantar'. Pero si fue fácil y disfrutón para el aficionado universitario, fue por la mentalidad y la concentración mostradas por el equipo que dirige Pedro Munitis desde el primer minuto de juego. Incluyó el choque frente al CD El Ejido de fases variadas, pero en pocas de ellas se vio al UCAM perder el control o sentirse incómodo por el trabajo de su rival.

Sin duda, existieron dos condicionantes claros en este duelo de la decimosexta jornada de Liga. Por una parte, la portentosa actuación de Collantes, que lideró a los universitarios con un tanto de genio con suerte y dos asistencias precisas a las cabezas de sus compañeros Carlos Moreno y Kilian Grant. Por otro lado, la temprana expulsión de Aulestia, guardameta del CD El Ejido, a los ocho minutos de juego, una intervención quizá evitable que desembocó en una expulsión merecida.

En todo caso, a modo de recordatorio, cabe destacar que el UCAM Murcia afrontaba este complicado encuentro con seis bajas conocidas, dos por cada línea del campo: dos fijos como Britos y Arranz no estuvieron en la medular por sanción; Galas y Amaya se ausentaron en defensa por problemas físicos; y Onwu y Luis Fernández tampoco estuvieron disponibles.

Es por ello que, pese al genial Collantes y a la facilidad que implica jugar con un futbolista más casi todo el encuentro, el UCAM tuvo que tirar de mentalidad ganadora, de predisposición ofensiva, desde el inicio del choque, para dominar y acabar goleando un partido que se presuponía complicado.

El equipo que dirige Pedro Munitis dio un golpe sobre la mesa para espantar ciertos fantasmas que venían apareciendo en las últimas jornadas. Las dos recientes derrotas lejos de casa venían contrastando con los buenos encuentros realizados en casa. De nuevo en La Condomina apareció la versión fiable del UCAM, la que le ha permitido conectar cinco triunfos consecutivos como local.

Ya desde el inicio, el conjunto universitario mostró su predisposición habitual. La presencia de un doble pivote distinto al titular, el cual conformaron Javi Rey y Luis Castillo, no alteró el guion establecido por Munitis y su ideal de juego. Oxigenando el juego y recuperando muchos balones en la medular, el UCAM conseguía salir con velocidad por las bandas, con los laterales Gurdiel y Migue muy activos y con Collantes e Isi Ros conduciendo la ofensiva.

Fue así como principalmente por la banda izquierda arreció con fuerza el equipo local. Isi Ros dio un primer aviso internándose en el área pero sin éxito en la entrega final, pero en la siguiente jugada, a los cuatro minutos de partido, otra aproximación desembocaría en una falta peligrosa y en el posterior gol de Carlos Moreno.

Collantes fue el encargado de ejecutar el libre directo desde el vértice izquierdo del área. La templó con mimo hacia el segundo palo, donde Carlos Moreno apareció anticipándose a todos para firmar el primer tanto del choque.

Sin embargo, si conseguir adelantarse en el marcador fue un paso importante para atar una nueva victoria, el detonante prácticamente final para sumar tres puntos más llegaría a los ocho minutos de partido. Un balón largo al espacio hacia el que corrió Titi lo convirtió el guardameta visitante Aulestia en su propio suicidio. Llegó tarde, fuera del área y sin posibilidad de frustrar la jugada de forma legal. Además, dos de sus compañeros parecía que podían llegar a cubrir ese balón escorado, por lo que una vez expulsado, el portero visitante ni protestó la decisión.

El UCAM, con el camino aún más allanado, se puso el traje de las grandes citas y no dio prácticamente opciones a un Ejido que no pudo durar más de diez minutos en el partido. Liderado por un gran Collantes, el UCAM dio de nuevo la sensación de que, si quiere, no hay rival que le tosa. Ya le sucedió frente al Malagueño, el Real Murcia, el Sanluqueño o el Sevilla Atlético.

Los de Munitis ensancharon aún más el campo y replegaron con clarividencia cuando el partido lo requirió. La renta pudo ampliarse en los minutos posteriores, pero Titi, voluntarioso como siempre y negado como nunca ante la portería, no acertó ni de cabeza ni tras una gran maniobra desde fuera del área.

Sin embargo, sería Collantes el que de nuevo sacó el guante a pasear para aumentar la ventaja en el marcador. En el 24', recibió de Isi Ros un saque de esquina en corto. Lo que muchos consideran un 'gili-córner' se convirtió en una genialidad. Levantó la cabeza, y con una gran rosca y bastante altura, colocó el balón en la escuadra donde no pudo llegar el suplente Dani Hernández.

El Ejido poco pudo hacer para reponerse. Ni al contragolpe ni con alguna combinación más duradera conseguían los de Alberto González llevar peligro al área. Tampoco a balón parado, donde el UCAM se mostró siempre seguro.

Tras el descanso, los de Munitis dominaron aún si cabe con más claridad el partido. Mejoró el UCAM la toma de decisiones, Collantes siguió gustándose e incluso pudo ampliar su cuenta particular. No obstante, el gaditano aumentó su número de asistencias en el partido con otro servicio medido. En el minuto 63, recibió y controló con calidad en tres cuartos de campo, aunque algo escorado hacia la derecha, para colgar templando la pelota hacia el segundo palo y sobrepasando así al meta Dani Hernández. Kilian Grant apareció para empujar a la red ese regalo de Collantes y convertirse en el decimosexto jugador del UCAM que ha visto puerta esta campaña.

Ahí murió el partido. El carrusel de cambios sirvió para evidenciar el enfado de Isi Ros por ser sustituido, el afán de Ismael por marcar también, y el debut de Ayala, centrocampista del filial que se une a la terna de jóvenes promesas de las que Munitis se está teniendo que lucrar en esta primera vuelta de la competición. El UCAM, de esa forma, volvió a demostrar que es un ciclón en La Condomina. No tiene dudas el equipo de Munitis en su estadio, una condición que, para muchos, es indispensable si se pretende pelear por el ascenso de categoría. Una guerra que el UCAM tiene todas las papeletas para disputar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes