07 de noviembre de 2018
07.11.2018
Baloncesto. UCAM CB
Anwil6887UCAM Murcia
 

El UCAM encuentra la lucidez en Polonia

El conjunto universitario soluciona sus problemas ofensivos con Urtasun como base para firmar ante el Anwil la quinta victoria consecutiva en la Champions, empezar a encarrilar su billete a la siguiente ronda y seguir como líder invicto de su grupo

06.11.2018 | 22:46
El UCAM encuentra la lucidez en Polonia

Alberto Martín regresa tras ocho meses

El UCAM Murcia CB sacó a relucir ayer buena parte de las virtudes que hasta ahora tenía escondidas. El conjunto universitario superó al Anwil Wloclawek en Polonia (68-87) para enlazar su quinta victoria consecutiva en la Champions League y mantenerse invicto en el grupo A del torneo europeo. Pero, además, el plantel que dirige Javier Juárez, ha empezado a dejar muy encarrilada su presencia en las eliminatorias con un juego mucho más fluido que el desplegado desde que arrancó el curso. El técnico aragonés, ante la ausencia de Askia Booker por asuntos personales, decidió apostar por una 'mano' de cartas que hasta ahora no había utilizado, y lo cierto es que volvió a funcionar. El rol de Álex Urtasun como base, quien ya desempeñó esa posición con Ibon Navarro la pasada temporada, dejó los minutos con más brillo del ataque universitario en el último mes. El UCAM fue mucho más regular en ataque y las 26 asistencias con las que finalizó el encuentro -con cinco para Oleson y Charlon Kloof- fue la prueba de que la solidaridad ofensiva volvió a estar en los planes universitarios.

La única mancha del choque de ayer fue el bajón defensivo que el equipo ofreció en el segundo cuarto, donde otra vez tiró por tierra el trabajo de todos los minutos anteriores y permitió al Anwil apretar el marcador antes del descanso. No obstante, en la segunda parte, el UCAM volvió a desplegar su mejor versión en el tramo decisivo, como ocurrió ante el Nizhny Novgorod y el Sidigas Avellino, y aprovechó otra vez su superioridad en el rebote para sellar el quinto triunfo en el campeonato europeo. Todos los engranajes del UCAM volvieron a mostrar prestaciones similares a las ofrecidas no hace mucho tiempo y pese a que por momento volvieron a aparecer las dificultades, los universitarios supieron devolver el golpe con más fuerza.

Jugadores como Kloof o Rojas firmaron, posiblemente, sus actauciones más brillantes en lo que va de campaña y en parte fue porque el conjunto murciano supo mantener la coherencia y la templanza para intentar elegir la mejor opción posible en ataque. Así llegaron las canastas 'fáciles', la fluidez, los tiros librados y la aparición del talento cuando los rivales subieron la intensidad atrás. También la defensa, al dejar al Anwil por debajo de la cifra de anotación -en torno a los ochenta puntos- que había firmado hasta ahora en la Champions. Además, los de Javier Juárez cuidaron muy bien el balón en la segunda mitad, cosa que, a pesar de la mejoría, no ocurrió en la primera al volver a presentar un número elevado de pérdidas (7). Y es que a los murcianos les costó arrancar en Polonia y en los primeros minutos fueron de menos a más (7-2). Hasta que se desperezaron en tareas ofensivas y comenzaron a llegar las buenas opciones en ataque. Sobre todo con la entrada de Urtasun como director de juego y el pívot Cate (10-10). Rojas no dudó en penetrar en varias ocasiones desde la esquina y, a partir de ahí, después de un triple de Edu Durán tras una buena circulación de balón, los de Javier Juárez dominaron hasta el final del primer cuarto (14-19).

Javier Juárez apostó por un quinteto muy abierto para el arranque del segundo capítulo -con Urtasun, Oleson, Durán, Rudez y Cate, sin embargo, cuando todo iba bien en ataque, llegaron los fallos en defensa. El cuadro universitario perdió solidez y dejó muchas puertas abiertas a un Anwil que no dudó en entrar sin llamar con un parcial de 12-2 (28-26). Aunque el UCAM supo reaccionar y pese a que no llegó a recuperar el tono defensivo, sí pudo mantenerse a la estela de su rival gracias a su acierto y sus superioridad en el rebote ofensivo (6) hasta entonces, con puntos en segunda oportunidad antes de llegar al descanso con una jugada personal de Doyle (37-39).

En el inicio de la segunda mitad, los de Javier Juárez no lograron resolver todos sus problemas. Y fue a base de tirones cuando encontró de nuevo la fluidez hasta que el reloj marcó el final. Ambos equipos recurrieron a las faltas, ante el cansancio físico, para frenar a sus rivales (43-47) y dentro de un juego trabado apareció el UCAM más equilibrado. Un triple de Rojas colocó los diez puntos de distancia (44-54) y después de que el aro repeliera varias canastas del Anwil y, después de fallar un par de triples liberados Kloof cerró el tercer cuarto con una canasta sobre la bocina desde la mitad de la pista (49-59).

Exhibición de Kloof

Fue entonces cuando el base holandés dejó una exhibición física sobre la cancha. Un mate espectacular, tras los puntos de Oleson y Rudez, iniciaron un ciclón que dejó KO al Anwil, que terminó bajando los brazos (55-72). En los últimos minutos entró en la pista el base Alberto Martín, después de ocho meses tras romperse el tendón de Aquiles, para asistir a Mutic y finiquitar el choque (68-87).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes