29 de septiembre de 2018
29.09.2018
La Opinión de Murcia
Andorra7876UCAM Murcia
Baloncesto

Mismo guión, distinto reparto

Una canasta a falta de dos segundos provoca la derrota del UCAM Murcia CB en su estreno de la temporada en la Liga Endesa tras un intenso partido ante el Morabanc Andorra

28.09.2018 | 23:11

La falta de contundencia en el rebote empaña las actuaciones de Booker, Tumba y Delía

Decía Álex Urtasun durante esta semana que el UCAM Murcia CB jugaría menos «encorsetado» esta temporada, y lo cierto es que el escolta dio en el clavo. Porque el conjunto murciano practicó por momentos ayer un baloncesto más alegre en Andorra, con savia nueva procedente de las nuevas incorporaciones y con nuevas ideas desde el banquillo que dirige Javier Juárez. Sin embargo, el desenlace volvió a ser el mismo que se repetía en bucle el pasado curso cada cierto tiempo. Una canasta de Stevic a falta de dos segundos para el final evitó la prórroga anoche en el Govern Andorra y dio el triunfo a los locales sobre la bocina (78-76), después de que el UCAM fuera capaz de esconder los fallos que le condenaron a tener que remar a contracorriente en la segunda mitad.

Los universitarios desplegaron un juego equilibrado durante los primeros compases, pero fue en el inicio del segundo cuarto cuando todo se vino abajo. La fortaleza defensiva de antaño aparecía a ráfagas y las ideas en ataque se bloquearon al inicio del segundo cuarto. No fue hasta la entrada a pista de Kevin Tumba tras el descanso, con molestias en el hombro durante el tramo final de la pretemporada, cuando se cortó la sangría del Morabanc Andorra en el rebote. Y es que los de Ibon Navarro, actual entrenador del equipo andorrano, llegaron al ecuador del encuentro dominando esta faceta con un claro 25-13 en capturas, que respaldaron los ocho puntos de ventaja con los que finalizó el primer periodo. Sin embargo, la presencia en pista del belga, con varios tapones y tiros punteados a sus rivales, volvió a enchufar al UCAM desde la defensa.

Porque en ataque fue Askia Booker el que acaparó parte de los focos. El base, con 23 puntos al término del partido, fue el encargado de que los murcianos empezasen a creer en la remontada cuando el tiempo se empezaba a consumir y compartió flashes con un Marcos Delía que también realizó un partido muy destacado en ataque. Con 21 puntos, el pívot argentino confirmó que este curso tendrá mucho más protagonismo que en sus dos campañas anteriores en la capital del Segura, aunque lo mejor fueron las sensaciones que dejó el propio Delía al sentirse más suelto sobre la pintura. Lugar donde se entendió a la perfección con un Milton Doyle que firmó unas estadísticas condenadas por su mala toma de decisiones en el tiro, pero dejó patente que su visión de juego sobre la cancha, con seis asistencias, será muy importante en el equipo que dirige Javier Juárez este año.

El UCAM, como en anteriores ocasiones, volvió a pagar caro su falta de fiablidad en el tiro libre con un 66% de acierto por 80% del Andorra. Y ahí fue donde se marcharon gran parte de sus opciones. También el rebote, porque la falta de fortaleza para cerrar cada lanzamiento errado por el Morabanc permitieron demasiadas segundas oportunidades a sus rivales, a pesar de que se consiguió taponar esa hemorragia en la segunda mitad. Lo mejor de todo fue que, pese a los problemas, el equipo murciano no se dejó ir y volvió a competir hasta el final, pese a que la suerte le dio de nuevo la espalda.

Doyle fue la única novedad en un quinteto que repetía las caras del pasado curso con Kloof, Oleson, Soko y Delía. En los primeros compases, los universitarios siempre llevaron la iniciativa, sobre todo, gracias al protagonismo del pívot argentino en la pintura al conseguir ocho puntos en los primeros diez minutos ante el Andorra. Un triple de Soko respondió al primero de Albicy (7-10) y con las rotaciones entró en juego Askia Booker para volver loca a toda la defensa andorrana. El base norteamericano firmó 9 puntos en el primer cuarto y lideró el ataque murciano cuando el ritmo se aceleró. Además, junto a Delía, también aparecieron las primeras pinceladas de un Doyle que fue ganando presencia desde la defensa para poner fin al primer cuarto con una canasta a la contra (22-24).

En el segundo cuarto las sensaciones del UCAM fueron bien distintas. Los de Javier Juárez se bloquearon en ataque y en defensa dieron demasiadas facilidades a los contrarios. Cuatro minutos estuvieron los universitarios sin poder anotar una canasta, mientras que la sangría del Andorra no cesaba. Un parcial de 16-0 colocó a los de Ibon Navarro por delante con una cómoda ventaja (36-24) y el estado de ánimo del UCAM se contempló en dos tiros libres de Soko que no entraron. El británico cortó la mala racha desde el triple y después de pedir tiempo muerto, Juárez intentó de nuevo reaccionar con las rotaciones. Tras encadenar varias defensas exitosas con puntos a la contra, el UCAM consiguió maquillar la diferencia (40-31). Sin embargo, en los últimos minutos previos al descanso fue el Andorra el que puso de nuevo el pie en el acelerador, aprovechando el sufrimiento de los murcianos para cerrar el rebote, para mantener su ventaja, que pudo ser mayor si llega a ser válido un triple de Ennis desde su cancha sobre la bocina del primer tiempo (43-35).

La entrada de Tumba y el liderazgo de Booker cambiaron las tornas en el partido. El UCAM volvió a meterse en la pelea por la victoria y contó en varias ocasiones con oportunidades para adelantarse en el marcador. Pero cuando más cerca lo tenía, más nervios aparecían sobre la pista. (48-43). Fue entonces cuando Vitali, con dos triples consecutivos, permitió al Morabanc marcharse de nuevo del partido (56-46). Los de Juárez daban mordisco en silencio al marcador, pero sus fallos hacían más ruido hasta que Doyle y una canasta con tiro adicional de Soko recargaron la energía de un UCAM que encaró el último cuarto después de dos triples de Booker y un tapón espectacular de Tumba sobre el escolta Vitali (60-58).

Los universitarios igualaron por primera vez el choque a casi seis minutos del final, con una serie de tiros libres de Delía. El argentino siempre era capaz de sacar petróleo dentro de la pintura y por eso el técnico univeritario apostó por la dupla Delía-Tumba en el tramo final. Un triple de Whittington parecía sentenciar el choque de nuevo (72-65), pero el UCAM no arrojó la toalla y a 16 segundos del final tuvo el partido en sus manos. Y eso que las cosas se complicaron todavía más cuando Sadiel Rojas se retiró dolorido por un golpe en el muslo en los últimos minutos que le impidió regresar a pista. Después, hasta tres lanzamientos falló en el mismo ataque, que concluyó con una falta a Marcos Delía. El argentino anotó el primero, pero falló en el segundo (76-76) y en la siguiente jugada, Stevic, a dos segundos del final, con una canasta desde el centro de la zona dio la victoria al Andorra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes