04 de septiembre de 2018
04.09.2018
La Opinión de Murcia
Real Murcia

De la Vega acorrala a Gálvez

El mexicano, con el respaldo del TAS y del CSD, acudirá hoy a la Junta Extraordinaria de Accionistas con la escritura que le acredita como dueño del Real Murcia con el fin de que el actual consejo de administración se ajuste por fin a la legalidad y presente su dimisión

03.09.2018 | 21:28
De la Vega acorrala a Gálvez

Mauricio García de la Vega dio la pasada semana un paso más en su batalla por regresar al Real Murcia. Siguiendo las instrucciones lanzadas por Víctor Gálvez, que tras desoír al TAS y al CSD indicaba que el representante mexicano «tiene una mierda pinchada en un palo, porque la escritura la tengo yo», el norteamericano emitió ayer un comunicado en el que asegura que ya se ha elevado a publico el contrato que le acredita como dueño del 84,20% de la entidad murcianista. El nuevo paso del representante azteca acorrala un poco más a Víctor Gálvez, que desde el mes de abril lidera un consejo de administración que salió de una junta de accionistas llena de irregularidades y que, pese a ir recibiendo noticias que le anulan como gestor del Real Murcia, se ha atrincherado en Nueva Condomina.

Aunque dijo que el TAS posiblemente ni decidiría, el 31 de julio, el tribunal de arbitraje deportivo dio validez a la compra de las acciones por parte de Mauricio García a Raúl Moro; pese a que unos días después decía que el CSD no autorizaría al mexicano, el organismo español acabó atendiendo lo expresado en el laudo arbitral; una resolución que tampoco sirvió al actual consejo, que entonces defendió que lo único válido era la escritura.

Pues ayer Mauricio García derribó una nueva pieza en la partida de ajedrez que disputa con Víctor Gálvez. El mexicano emitía un nota en la que indica que ya tiene en sus manos la escritura que le acredita como dueño del Real Murcia, un documento que ya se ha trasladado al Registro Mercantil y que también se ha enviado tanto al Consejo Superior de Deportes como a la Federación Española de Fútbol.


LA OPINIÓN tuvo ayer acceso a la escritura que acredita a Mauricio García de la Vega como propietario del 84,20% de las acciones del Real Murcia. La imagen adjunta corresponde a la página del mencionado documento, en el que se puede leer que «desde el 7 de marzo de 2018, Iconos Nacionales es titular de pleno dominio de la totalidad de las acciones, las cuales representan el 84,20% del capital social del Real Murcia, por título de venta de la otorgante de la opción y vendedora Corporación Empresarial Augusta».

La novedad se conocía solo un día antes de la celebración de la Junta Extraordinaria de Accionistas que esta tarde se llevará a cabo en Nueva Condomina, y en la que Víctor Gálvez tiene previsto seguir desoyendo todos los avisos recibidos y aprobar, gracias al poder que firmado de Raúl Moro, una ampliación de capital de 18 millones de euros. No lo tendrá fácil el oriolano, que primero tendrá que impedir una vez más la entrada de Mauricio García de la Vega. En la nota enviada a los medios, el mexicano ya indicaba que «acudiremos a la junta a ejercer el voto como accionista mayoritario, en el entendido de que quién actúe como apoderado de Corporación Empresarial Augusta carecerá de cualquier legitimidad, ya que dicha empresa ya no posee los títulos sobre los que otorga el poder». Además, el norteamericano avisa al actual consejo de que, de no dejarle actuar como dueño de la entidad, entrarían en la ilegalidad, pudiendo ser condenados a varios meses de cárcel.

Tras el comunicado de García de la Vega, Raúl Moro utilizaba las redes sociales para indicar que «no sé qué ha inscrito a este señor, porque yo no he ido a ninguna notaría a firmar». Posteriormente el extremeño llamaba sin vergüenza y estafador al mexicano.

La escritura que Mauricio García presentará hoy en la previa de la Junta de Accionistas fue emitida la pasada semana en una Notaría de Murcia. Raúl Moro no acudió pese a ser citado para llevar a cabo la firma después de que el TAS haya dado validez a la compra que se produjo en el mes de marzo, por lo que el notario, respaldado por una de las cláusulas del contrato firmado por ambas partes en el pasado mes de diciembre, elevó a pública la escritura de manera unilateral, tal y como estaba establecido en el mencionado contrato.

En la nota emitida ayer, Mauricio García indicaba que «el Real Murcia debe ajustarse a la legalidad y evitar continuar una batalla que lejos de ayudar, perjudica al club».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes