Se antojaban complicados los compromisos de la jornada para los equipos murcianos de División de Honor, y los resultados del fin de semana fueron una clara muestra de llo. Ninguno de los conjuntos de la Región saboreó el triunfo, aunque al menos tres de ellos pudieron rascar un empate cuando estuvieron especialmente cerca de perder.

Más mérito tuvo el Torre Pacheco, que fue capaz de igualar un 2-0 y gozó de un penalti para llevarse una victoria en Elche que habría sido de especial valor. Y es que el primer tiempo fue especialmente duro para el conjunto rojillo, que en el ecuador de la primera mitad ya se veía con una dura desventaja. Los tantos de los atacantes Nacho y Juanlu dejaron noqueados a los de José Antonio Nicolás, pero fue el goleador cartagenero Josema el que recortó distancias justo antes del descanso para mantener al Torre Pacheco en el partido. Tras la reanudación, los rojillos dieron un paso al frente, y sus diversas ocasiones se vieron recompensadas con el gol del empate. Josema, quién si no, firmó el 2-2 en el marcador. Pero el Torre Pacheco, que en el 81' se quedó con uno menos por expulsión de Alemán, rozó la épica al fallar desde el punto de penalti la oportunidad definitiva para llevarse los tres puntos.

También fue vibrante y emocionante el partido entre Ranero y el complicado Levante. El equipo que dirige José Mapeka prosigue con su buena racha de resultados, ya que ha caído derrotado una única vez en las últimas ocho jornadas. Sin embargo, el partido se puso cuesta arriba en el primer tiempo para el conjunto ranerista, que vio como Isaac aprovechó un error en el despeje defensivo para romper la igualada inicial. En todo caso, el Ranero, tras el descanso, supo meter a mano a un Levante que intentó llevarse la victoria con lo justo. Monas y Serin se toparon con el meta levantinista en dos ocasiones clamorosas de gol, pero en el minuto 94, haciendo justicia, el propio Serin firmó la igualada sobre la bocina cabeceando de forma magistral un saque de esquina medido. Un empate agónico que hizo justicia en el marcador.

Por otro lado, el UCAM, con José David Larrosa como técnico por segunda semana consecutiva, rascó un punto ante un Villareal que no da pie con bola esta temporada. Los dos equipos rayaron a gran nivel, especialmente en un primer tiempo en el que ambos conjuntos se exprimieron con creces. El atacante visitante Álex Millán cazó un balón dentro del área que rubricaba el 0-1 en el marcador, pero el UCAM, sin tiempo para venirse abajo, firmó la igualada cinco minutos después. En el 22', el veloz extremo Pablo Herrero robó en el centro del campo, y valiéndose de su calidad, se plantó solo en el área para batir por bajo al portero Martín. Tras el descanso, el UCAM llegó con acercamientos más numerosos y peligrosos al área rival, pero fue el Villareal el que gozó de la más clara: Beita disparó desde lejos y el meta universitario Charlie se lució para salvar un punto justo.

Por su parte, el Real Murcia cayó derrotado aunque con excesivo castigo en el marcador (3-0). No salió bien al césped del Andrés Iniesta de Albacete el equipo que dirige Javi Motos, hecho que aprovecharon los locales para adelantarse gracias al balón parado por medio de Emilio. Los granas ofrecieron mejores sensaciones antes del ecuador del choque, aunque sin fortuna. Y lo que pudo convertirse en un gol murcianista tras una ocasión marrada por Feli, se convirtió en la sentencia local: Othmane puso el 2-0 en una rápida contra, y Carrillo sentenció en los instantes finales.