­La llegada de Juan Manuel Barroso como director deportivo del FC Cartagena a última hora del jueves cayó como un terremoto en la ciudad portuaria. Nadie esperaba a estas alturas el aterrizaje de un asesor en un club a la deriva, en puestos de descenso y sin liquidez económica para afrontar el pago de las nóminas mensuales a la plantilla. Y mucho menos su entrenador, Manolo Palomeque, que ayer explotó en rueda de prensa y cargó duramente contra una contratación que no termina de explicarse. «¿Qué sentido tiene? No tiene ningún sentido», se preguntó para sí mismo el preparador albinegro, que calificó la noticia como «surrealista».

«Vosotros -en referencia a los periodistas-, ¿qué pensáis que puede hacer un director deportivo ahora? ¿Trabajar de cara al futuro? Si el futuro es el domingo (mañana). Y es en lo que tenemos que centrarnos. Ahora mismo no es algo necesario». E insistió: «¿Para qué queremos un director deportivo? ¿Para el play off? ¿Para el año que viene? Si el año que viene no sabemos dónde vamos a estar... Esto es hacer castillos en el aire y algo que, desde luego, no sirve para mantener la estabilidad deportiva. Me parece algo surrealista».

Palomeque cargó de esta manera contra la llegada de Juan Manuel Barroso, avalado por el presidente de la entidad, Javier Marco, quien poco después emitió un comunicado de prensa en la web del club para explicar los motivos del ´fichaje´. En primer lugar, aclaró que no se trata de una contratación al uso, pues Barroso prestará «sus consejos de forma totalmente desinteresada y útil», eso sí, «sin descartar que en un futuro pudiera ser un apoyo más en el ámbito del Cartagena». Marco también explicó que se trata de un «amigo personal y, además, es conocedor del mundo del fútbol», por lo que el consejo de administración de la entidad «ha considerado conveniente» que Barroso «acompañe al presidente en estos momentos trascendentales de la temporada».

Unos argumentos que, en cualquier caso, no sirven de justificación para Palomeque, que fue más allá en su discurso al afirmar que, bajo su punto de vista, «no es el momento de que aparezca esto ahora». «Si viene a aportar en lo económico, la semana que viene lo veremos. Pero me gusta ser así de claro. Bastante hay ya para que esto nos desvíe. Lógicamente los jugadores han hablado del tema. ¿Cómo no van a hablar? Insisto, me parece surrealista, por decirlo... bien».

El entrenador del Cartagena, incluso, tiró de ironía para manifestar que la llegada de Barroso pueda suponer la solución a los graves problemas económicos por los que está atravesando la entidad. «Ojalá venga con un cuerpo técnico y con un millón de euros, o con un poco menos... Si es así, yo me iré a mi casa de El Algar y seré el hombre más feliz del mundo». Después, retomó la seriedad en su discurso: «Por favor, vamos a hacer cosas serias, reales. Yo llevo dos meses, pero los chavales están desde el verano, escuchando día a día que mañana o pasado se van a arreglar las cosas. Hay que vivir ahí dentro [en referencia al vestuario] para ver algunas cosas».

Palomeque tampoco tuvo remordimientos a la hora de mostrar su descontento por el impago reiterado que vienen sufriendo tanto los jugadores como el cuerpo técnico y envió otro mensaje a los propietarios. «Todas las semanas son clave y todas las semanas se solucionan las cosas...», dijo, recurriendo de nuevo a la ironía. «Imagínate si eso afecta. Tampoco quiero desgastarme mucho porque tenemos otras cosas importantes en las que pensar y los jugadores están concienciados en sacar esto adelante. Es cierto que esto afecta, pero todo pasa por ganar al San Roque. Y los jefes que trabajen en lo suyo. A mí me prometen que lo están haciendo, pero, una semana más, todo sigue igual».

Otro de los temas que ha marcado esta semana la actualidad, aunque de manera indirecta, en el seno del equipo ha sido la desaparición del padre del jugador Sergio Jiménez, todavía en paradero desconocido. Pese a todo, Palomeque confirmó que el jugador podrá jugar mañana. «Ha entrenado con normalidad y podremos contar con él. Además, él quiere jugar y le ha venido bien entrenar con nosotros toda la semana».

Robusté pagará su recurso

Además, el entrenador del Cartagena desveló que Robusté, defensa que fue castigado con cuatro partidos por su roja en Sevilla, pondrá dinero de su propio bolsillo para recurrir la sanción ante el comité de Apelación, ya que el club no ha podido hacer frente a ese pago por falta de liquidez. «Él ha dicho que paga lo que cueste recurrir la sanción. Obviamente está arrepentido por lo que hizo porque sabe que no actuó bien». Otro jugador que mañana regresará a la convocatoria del equipo es Seba Ribas, después de un mes apartado de los terrenos de juego por su rotura de mandíbula. «Ya veremos cuánto no juega. No está para 90 minutos pero nos puede ayudar en un momento determinado. Él está dispuesto a colaborar y poner su granito de arena».