La Hoya Lorca y Cádiz igualaron en el Artés Carrasco a dos tantos en un partido con muchas alternativas, sobre todo en el segundo tiempo. Los lorquinos no solo plantaron cara al líder si no que pudieron ganar. Les marcaron dos goles después de que los cadistas llevaran siete encuentros ganando y sin encajar ningún tanto. El punto logrado por los lorquinos sabe a gloria. Se esperaba más del Cádiz, pero La Hoya demostró que con los jugadores llegados en el mercado de invierno sigue mejorando.

El técnico local, José Miguel Campos, decidió premiar al equipo que ganó siete días antes ante el Villanovense y, por vez primera en la temporada, repitió alineación dos jornadas consecutivas. Pese a ello, el planteamiento táctico mostró un miedo escénico por aquello de que los números del rival asustaban, era el líder, el Cádiz, quien llegó a Lorca tras haber ganado siete partidos consecutivos los mismos que no había encajado. La grada estuvo más poblada y la mañana fue menos fría aunque algo ventosa.

El choque empezó con los lorquinos dándole el balón al rival descaradamente. Los once hombres blanquiazules esperaban detrás del esférico, muy bien ordenados. No dejaban fisuras, presionaban en el medio campo y ganaban los balones divididos. Pardo, uno de los últimos en llegar, mostraba jerarquía, dando personalidad al brócoli mecánico, algo que le estaba haciendo mucha falta. Lástima que David Cuerva no le acompañe. Arriba, Ibrahim muy solo, hacía un trabajo encomiable corriendo mucho y haciendo que la defensa gaditana no jugara cómoda. El Cádiz controlaba el partido pero era muy previsible en los pases. La lentitud con la que jugaban facilitaba la labor defensiva local. Los hoyeros buscaban sorprender al contragolpe con la velocidad de los más jóvenes, el canterano Juan Hernández y el ghanés Ibrahim.

A medida que pasaban los minutos, La Hoya se estiró ya que el Cádiz se veía impotente para llegar a la meta de Raúl Moreno. El meta lorquinista no tuvo que intervenir en todo el primer tiempo, algo que dice mucho del pobre juego del líder y de la seguridad defensiva mostrada por el cuadro de Campos. El primer tiempo terminó con el Cádiz defendiendo y La Hoya Lorca atacando. Lo mejor estaba por llegar.

Nada más iniciarse el segundo acto se pudo ver que el Cádiz quería poner una marcha más al partido. Empezaron metiendo miedo ya que a los tres minutos tuvieron la ocasión más clara del partido. Una penetración por la izquierda, pasividad en el marcaje de Marcos Pérez y Kike estrella el balón en la madera, el rechace en el segundo palo lo recoge Óscar Rubio cuyo disparo, lo vuelve a repeler el larguero. En una sola acción, el líder había hecho más cosas que en 48 minutos.

Pero poco después el Cádiz marcó. Un despeje defectuoso de la zaga lorquinista permitió a Juan Villar empalar la derecha, sin dejarlo botar, marcando un golazo ante el que solo cabía aplaudirle.

La Hoya Lorca tuvo unos minutos que no reaccionaba, pero en el minuto sesenta y nueve logró empatar. El tesón de Ibrahim le valió premio. Le robó la cartera a los centrales y, pese a que le hicieron de todo, no quiso tirarse y batió a Aulestia quien llevaba siete partidos sin encajar.

Este tanto espoleó a los locales que, dos minutos después, dieron la vuelta al partido .Centro raso de Joselu, que deja pasar Ibrahim y Jaime Paredes machaca en el segundo palo.

El Cádiz no dejó saborear ese gol a los locales ya que Airam, con gran disparo dentro del area, batió a Raúl Moreno poniendo el definitivo 2-2 en el electrónico.

El tramo final del partido estuvo igualado. Los visitantes querían pero no podían mientras que los locales defendieron el punto que habían logrado con justicia.