El UCAM CF afronta mañana domingo en La Condomina ante Betis B (12.00 horas) un partido donde tendrá varias ausencias destacadas por lesión, puesto que Eloy Jiménez, su entrenador, no podrá contar con los centrales Julián Domínguez, Ángel Robles y Dani Pérez por lesión, al igual que el mediocentro Manolo, aunque por contra recupera a Javi Hernández y al centrocampista Chavero.

El preparador del conjunto universitario, que compareció ayer en rueda de prensa, hizo hincapié en el momento de forma del equipo de cara al tramo final de la temporada: «Lo más importante es poder recuperar cuanto antes a todos los jugadores», expresó Jiménez, quien también apuntó que espera aún más de los dos refuerzos en el mercado de invierno, César Remón y Antonio Bello, «que aún no están al cien por cien, pero que son jugadores que nos van a aportar muchas cosas».

Jiménez se mostró satisfecho por la fortaleza de su equipo en casa, donde no ha perdido aún esta temporada: «En La Condomina nos estamos haciendo fuertes y debemos seguir así, ganar nuestros partidos y distanciarnos del quinto clasificado. Tenemos que ser ambiciosos en los próximos encuentros. Si tenemos la suerte de ganar nuestro partido y que el primero pierda, estaremos un poco más cerca de volver a arrebatar la primera plaza. Pero nuestra intención siempre ha sido distanciarnos del quinto clasificado», comentó.

En cuanto a las dudas generadas tras la primera derrota de la tempora sufrida frente al Córdoba B y la pérdida del liderato ante el Cádiz en el Ramón de Carranza la pasada semana, Eloy Jiménez explicó que «una y otra son distintas. La primera no la esperábamos porque hicimos un buen partido. Contra el Cádiz es lógico que puedas perder, pero sobre todo me quedo con la actitud que tuvieron los jugadores, y no merecimos perder. Ahora se han distanciado un poco más, pero no nos preocupa. Debemos ganar nuestros partidos de casa y luego vendrá los demás». El filial del Betis llega al encuentro del séptimo en la tabla con 37 puntos. El técnico destacó algunos aspectos del rival: «Este equipo ha cambiado mucho, no es el mismo que el de la primera vuelta. Ha ganado en confianza y ha estado varias jornadas en los puestos de arriba, y normalmente tras obtener este tipo de resultados, los jugadores obtienen mucha confianza. Si se sienten cómodos pueden complicarte la vida», destacó.