Juan Antonio Samper, consejero y abogado del Real Murcia, defiende, en una entrevista concedida a la web Iusport, que hasta el momento los dos autos judiciales que se han emitido obligan a la LFP a inscribir al Murcia en Segunda. La única diferencia es que el segundo juez expresa que «el cómo, la forma o el modo ha de resolverse por lo estamentos del fútbol». Para el madrileño uno de los puntos clave del segundo auto es el ordinal 12 del Fundamento Séptimo, en el que se dice que «no tiene competencia para determinar los efectos que deban producir en la competición deportiva la simultánea orden judicial de inclusión del Real Murcia en la competición de Segunda para la temporada 14-15, y la vigente sanción administrativa de descenso de categoría: a resolver por los estamentos del fútbol, una vez son conocedores de su deber de colaborar para el cumplimiento de lo acordado judicialmente». Con esto sobre la mano, Samper indica que «a mi juicio se deduce que esos efectos, o lo que es lo mismo, el cómo, la forma o modo, es una cuestión que ha de resolverse por los estamentos del fútbol, pero siempre simultáneando la orden judicial de inclusión del Murcia en la competición. Lo que viene a decir es ´no me meto en ese aspecto interno, que queda fuera de mi competencia, pero háganlo teniendo en cuanta la orden de inclusión´. O lo que es lo mismo, si la competición de Segunda se decide que la conforman 22 o más equipos, es una cuestión ajena a su competencia, pero siempre que el Murcia figure entre los 22 o más equipos».

Siguiendo con su punto de vista, y ante la negativa de la Liga de inscribir al equipo, Juan Antonio Samper considera que el organismo liguero incurre en un delito de desobediencia: «El hecho que lo advera es que el campeonato en Segunda ya ha comenzado, y en el no está inscrito el Murcia, como se ha ordenado». Y para que los granas recuperen la plaza que según defienden han perdido injustamente, seguirán acudiendo a los tribunales: «El Murcia va a continuar todo el procedimiento iniciado, no solamente en el orden jurisdiccional civil y mercantil, sino también ante otras jurisdicciones, como la contenciosa administrativa, la social€, pues considera que muchos de los acuerdos adoptados en el seno de la LFP, no solamente no tienen cobertura legal, sino también violan derechos inclusive de terceros».

Y es que el Murcia considera que el ´fair play´ financiero impuesto por Javier Tebas y la LFP no es legal, una opinión que ha encontrado el respaldo de la justicia. Para Samper, la Liga solo pretende implantar estas normas para ganar poder: «El problema está en que quieren construir e instaurar un sistema usurpando competencias que hoy no tienen legalmente atribuidas para mantener una ´autoritas´ especial en la actividad del fútbol. En definitiva ostentar poder sobre la actividad». Así, dejando claro que el Murcia no acudió a la Asamblea en la que se aprobaron los famosos ratios, añade que el club que representa «no se opone al control financiero, sino a que se haga fuera del marco legal y en términos que violen la libre competencia». Además, el consejero grana cree que la Liga obró mal al inscribir tan pronto al Mirandés: «Con esa celeridad que le caracteriza a la hora de tomar decisiones, la Liga pretendió enredar y enterrar su decisión injusta de exclusión del Murcia».

Juan Antonio Samper, que cree que la sanción de descenso emitida por el Juez Único de Competición se debe a que «siguió las instrucciones de quien depende, dado que se trata de un órgano interno al servicio de la Liga», también tiene palabras para el Tribunal de Arbitraje Deportivo: «El TAD depende del Consejo Superior de Deportes y por consiguiente con la misma línea de pensamiento y actuación que siga o tenga el CSD».