Nunca ha ocultado su pasión por el Real Murcia y ayer, el consejero Pedro Alberto Cruz, cerró una dura semana, posiblemente la más dolorosa de su vida, olvidándose de todo por unos instantes e intentando volver a la normalidad con el equipo de sus amores. Tras la brutal paliza que sufría el pasado sábado 15 de enero, el consejero de Cultura y Deportes reaparecía ayer en Nueva Condomina, donde recibió el cariño y el apoyo de los 7.757 aficionados que se dieron cita en las gradas.

«Como consejero de Deportes me debo a todos los clubes, pero todo el mundo sabe que soy abonado del Real Murcia desde hace muchos años y es el sitio donde quería reaparecer por primera vez, además esto me servirá para perder el miedo escénico», explicaba Cruz en una rueda de prensa anterior a que comenzase el partido.

Aunque señaló, en lo que se refiere a su actividad, que no quiere que lo traten como a un privilegiado después de todo lo ocurrido, el Real Murcia y sus aficionados le ofrecieron todo su cariño.

Los jugadores granas saltaron al terreno de juego con una camiseta en la que se podía leer ´Estamos contigo Pedro Alberto´ y con una pancarta que rezaba ´No a la violencia´.

Ese gesto fue aplaudido por la grada, que dirigió la cabeza y sus aplausos hacia la butaca en el palco de Nueva Condomina en la que estaba sentado Pedro Alberto Cruz. A la izquierda del consejero se sentaba Juan Antonio Samper, vocal del Real Murcia, y a la derecha, Jesús Samper, presidente y accionista mayoritario de la entidad. Al partido frente al Cádiz tampoco faltó Miguel Cascales, concejal de Deportes del ayuntamiento de Murcia. La primera fila del palco de autoridades la completaban el resto de integrantes del consejo de administración, como son los casos de Santiago del Río, Juan Guillamón, Romeo Cotorruelo, José Luis Morga, José Antonio Martínez Abarca y Miguel Martínez.