ElPozo Murcia se quedó ayer sin portero titular, sin liderato y sin racha de victorias. Pero sí se quedó con cara de tonto, ya que perdió casi todo lo anterior en dos minutos surrealistas que le costaron un partido que parecía más que controlado ante el Fisiomedia Manacor. La falta de ambición a la hora de rematar a un rival que durante 35 minutos fue claramente inferior, hizo que en los dos finales se pasara de un 3-1 a un 3-4 sin posibilidad de reacción.

El conjunto murciano se encontró con malas noticias muy desde el principio. Cuando el partido ni siquiera se había asentado, Chico se lesionó de gravedad en la rodilla izquierda (rotura de tendón rotuliano) en el intento de despejar un balón fuera del área. El partido, que ya de por sí se preveía complicado, se endureció al tener que defender la portería Chivi, el meta del juvenil.

Pero no tuvo mucho trabajo en sus primeros minutos como jugador del primer equipo, ya que ElPozo dominaba con suficiencia. Es más, Mauricio se encargó de calmar sus nervios haciendo el primer tanto un minuto después (3´), con un efectivo disparo cruzado. No se le veían recursos a este Fisiomedia Manacor para poder hacer daño a los de Duda, que eran dueños del balón y controlaban el juego. Las oportunidades claras, sin embargo, brillaban por su ausencia, entrando el encuentro en una fase bastante aburrida. Ni ElPozo tenía prisa, ni Manacor la fórmula para hacer daño. Así hasta que Álvaro, a placer, culminó un bien llevado contraataque para poner algo más de normalidad en el marcador a los once minutos.

Sin embargo, un penalti de Kike Boned por un empujón dentro del área dio vida al conjunto visitante, ya que lo transformó Miguelín y los de Pato le echaron un poco más de valor al asunto. Su juego en largo es destacable, y por ahí trataron de ´meter mano´ a los locales, que sin embargo se defendieron como acostumbran y se fueron al descanso con ventaja.

No tardó ni cuarenta segundos De Bail en marcar las distancias con un precioso taconazo que supuso el 3-1. ElPozo quería dejar sentenciado el partido, y pasa eso dominaba con absoluta autoridad. Sin embargo, pocas fueron las ocasiones en que realmente lograron poner en peligro la meta de Toñete. La de Chivi tampoco lo corría, ya que las intentonas de los visitantes, encabezadas por Miguelín, se basaban en tiros lejanos con poco peligro.

Pero el marcador seguía siendo demasiado ajustado para la tranquilidad de los de Duda, también para que el Fisiomedia se rindiera. La falta de ambición anterior iba a significar la tumba de ElPozo en unos surrealistas minutos finales en los que el Fisiomedia remontó con portero-jugador. Primero marcó Martín (38') y, en el último minuto, la mala suerte apareció cuando Saúl marcó en propia meta el 3-3 y, al tratar los locales de recuperar la ventaja a la desesperada, el visitante Jesús Illán, criado en la cantera de ElPozo, se encontró marcando desde su propio campo y sin tiempo para la reacción el 3-4 final.