El FC Cartagena sigue en estado de gracia. Ayer sumó su séptimo encuentro sin perder y su quinta victoria en este periodo. El conjunto albinegro se ha instalado en los puestos de privilegio de Segunda División y no parece dispuesto a abandonarlos.

Ayer ganó al Salamanca por la mínima pero ofreció una grata impresión, tanto que el resultado fue corto a tenor de las ocasiones de las que dispuso en el segundo tiempo. Los aficionados se marcharon contentos porque el borrón del arranque liguero parece ya casi olvidado. Los números que acumula a día de hoy son mejores que a estas alturas de la temporada el año pasado, a pesar de todo lo que le ha caído encima al técnico Juan Ignacio Martínez.

En el choque de ayer el FC Cartagena volvió a mostrar su solvencia en defensa y que Toché sigue en racha –suma once tantos–. Además, en el segundo tiempo ofreció su potencial arriba y gozó de oportunidades claras para haberse podido ir con un resultado más favorable y sin sufrir en el tramo final del choque.

Lo cierto es que este FC Cartagena se está mostrando cada jornada que pasa como un equipo más solvente en su propio terreno. Sabe manejar los tiempos del encuentro, jugar con el resultado y sufrir cuando toca. Ha ganado en experiencia, también ha mejorado la plantilla y ha encontrado la confianza perdida en un arranque demasiado impreciso.

Aunque hay jugadores que están para ver los partidos en la grada –llámese Longás– y otros a los que su técnico tiene que empezar a dosificar –Mariano Sánchez y Víctor–, el equipo está serio y es cada día más solvente, lo que le da una mayor garantía de éxito.

Ocupa el cuarto lugar y ahora le espera un esprint final muy interesante, ante dos equipos –Rayo Vallecano y Celta de Vigo– que luchan junto a ellos por un puesto en Primera División.

El Salamanca se mostró muy cauto y supo interpretar el ataque del conjunto rival, al cerrar bien el juego ofensivo de los cartageneristas. Con dos líneas muy juntas y muchos jugadores detrás del balón, el equipo albinegro se mostraba inoperante, incapaz tanto por el centro como por las bandas de generar algo de peligro que echarse a la boca.

El entrenador tuvo que dar entrada a Ander Lafuente en el último instantes debido a que Toni Moral no acabó de recuperarse de unas molestias tras el entrenamiento del viernes. Por ello, jugó con dos carriles muy abiertos, el propio jugador vasco y Botelho. Ni uno ni otro conseguían triangular con el medio campo, primero porque el Salamanca lo impedía con una buena colocación y segundo porque los jugadores de medio campo y Víctor, que jugó entre líneas, no acertaban a dar el penúltimo pase con el que llegar al área.

Víctor lo intentó en un lado y en otro pero no tenía demasiada fortuna. Longás volvía a ofrecer el juego gris que con el que empieza a tenernos acostumbrados y Toché no paraba de ofrecerse, pero siempre demasiado lejos del área como para ofrecer algo de peligro.

Todo esto daba que en la primera media hora del encuentro lo más destacado fue un disparo del delantero santomerano desde fuera del área que se marchaba por un fondo.

El Salamanca prefirió siempre esperar y ver qué podía arañar en una acción a la contra o una jugada a balón parado. Eduardo a punto estuvo de marcar por partida doble en un saque de esquina botado en el minuto 20 desde la izquierda. Su testarazo y posterior remate con el pie fueron atajados por el meta Casilla, que evitó el gol visitante.

Con tanta imprecisión y tan pocas llegadas, parecía que el choque iba a resolverse en una acción a balón parado. Sin embargo, el FC Cartagena pudo triangular un balón en el minuto 32 por la banda izquierda. Botelho recogía un pase de Víctor y cedía a Lafuente. Éste mandaba el balón al segundo palo para que Toché, solo y en posible fuera de juego, mandase el esférico a la red.

El santomerano suma once goles, fue coreado por su afición que aunque quiere que el año que viene siga marcando goles lo ve cada vez más lejos del Cartagonova.

Tras el tanto llegaron los mejores minutos de los locales. En el 36 Toché se fabricó él solo una jugada en la que robó el balón, recortó en el suelo y quiso poner el balón pegado al poste, pero le dio con el exterior del pie y el cuero se marchó fuera.

Mejor en la segunda parte

En el segundo tiempo el Salamanca se tuvo que abrir para lograr el empate y abrió líneas. lo que provocó que el FC Cartagena, sin ser el dominador del choque, tuviese más presencia en el área rival y mejores oportunidades para ampliar el marcador.

Botelho encaró dos veces al meta visitante. En una Ribas le adivinó el disparo; en la otra el balón se estrelló al palo.

Toché también tuvo la suya. El cabezazo del santomerano lo despejaba con una soberbia intervención el cancerbero del Salamanca y el balón se iba al larguero.

A pesar de la presión del equipo ´charro´ el FC Cartagena no padeció. Goiría, Keko y Muñoz saltaron en la segunda parte y dotaron al equipo de más velocidad, pero el marcador ya no se movió.