03 de agosto de 2010
03.08.2010
Atlético Ciudad (Antiguo Ciudad de Murcia)

El sueño roto de Evedasto Lifante

El empresario de Barinas cierra su paso por el mundo del fútbol sólo tres años después de coger las riendas del Atlético Ciudad

03.08.2010 | 11:59
Evedasto Lifante durante un partido del Atlético Ciudad.

El paso del empresario Evedasto Lifante por el mundo del fútbol ha sido corto pero intenso. En 2007 tomaba las riendas del Atlético Ciudad, antiguo Lorquí y sólo tres años después el equipo murciano, que durante las últimas temporadas militó en Segunda División B, ha desaparecido por las deudas que tiene contraídas con ex jugadores del club y ha dejado un hueco en el grupo cuarto de la tercera categoría del fútbol español.

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) le reclama una deuda de 730.000 euros, que ha provocado su descenso administrativo a Tercera División, aunque el equipo no competirá en la categoría, ya que según explican fuentes de la entidad no han encontrado campo después de intentar jugar en alguna instalación de la ciudad de Murcia.

El Atlético Ciudad de Lorquí fue fundado en junio de 2007 y nació intentado coger el testigo del Ciudad de Murcia, que compitió en Segunda, aunque no era el primigenio club de Quique Pina, que fue vendido a Carlos Marsá y se convirtió en el Granada 74, que también desapareció por problemas económicos. Pero la verdad es que el equipo de Lifante no pudo jugar, como deseaba, en la ciudad de Murcia.

En el caso del Atlético Ciudad, que ha tenido varias localidades como sede, Lorquí, Ceutí y Totana, han sido casi 730.000 euros los adeudados a sus ex jugadores, y las demandas de éstos ante la Asociación de Futbolistas Españoles han motivado una desaparición que estaba cantada desde hacía tiempo.

El puesto del Ciudad le correspondería ocuparlo al equipo murciano que, ostentando mejor clasificación, se quedara a las puertas del ascenso la pasada campaña, pero las estrecheces económicas, generalizadas en esta categoría, generan muchas dudas al respecto, ya que el sustituto en Segunda B deberá afrontar el pago de los 730.000 de deuda para poder competir, una cantidad inviable a día de hoy.

El proyecto que sí mantendrá Evedasto Lifante es su equipo de voleibol, el Club Atlético Voleibol Murcia 2005, que según explica el empresario de Barinas ya ha solucionado sus problemas económicos y podrá competir sin problemas en la Superliga femenina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes