Miguel Ángel Cámara, alcalde de la ciudad, y Jesús Samper, el dueño del Real Murcia, se verán esta mañana las caras en el consistorio después de que hayan tenido que transcurrir 568 días desde la última vez que ambos se sentaron en la misma mesa para intercambiar impresiones. El problema es que no se trata de una reunión normal, más bien todo lo contrario. Se trata de llevar las aguas a cauces más tranquilos después de que ambas partes se hayan lanzado dardos envenenados durante toda la temporada. Desde la Glorieta llevan ya algún tiempo recomendando que la mejor solución pasaría por la marcha de Samper para dejar paso a gente nueva que sea capaz de dirigir el club. En este sentido, tanto Cámara como Miguel Cascales, el concejal de Deportes, se han olvidado de que se trata de un club privado con un máximo accionista que sólo saldrá de la entidad cuando lo crea conveniente.

Por su parte Samper tampoco se escondió. A pesar del descenso a Segunda B, el abogado madrileño acusó a Cascales de «pecar de juventud» por insistir en que venda el club y mostró su enfado por no haber recibido todavía la subvención que les corresponde desde el Ayuntamiento. Vamos, que hay lío para un buen rato.

Según informaron ayer a este diario, la reunión está prevista que se produzca sobre las 11.00 horas en el ayuntamiento de la capital, aprovechando que Samper está en Murcia para celebrar esta tarde un consejo de administración y que al propietario del Murcia le acompañe José Ángel Serantes, el presidente. En principio, el empresario madrileño le explicará a Cámara la situación actual de la entidad y le adelantará las nuevas medidas que se van a llevar a cabo con motivo del descenso. Lo más esperado del día será saber si Samper anuncia el nombre del nuevo director deportivo, una persona que se está buscando desde los despachos de Madrid para sustituir a José Antonio García Franco, quien ya ha colmado la paciencia de los dirigentes del club.

Habrá que ver si Cámara le desvela a Samper los planes alternativos que tiene para que el Murcia cambie de manos y si hay alguna novedad en el consejo de sabios futbolísticos que pensaban formar y del que no se sabe nada. La última vez que se vieron fue el 9 de diciembre de 2008. Hace demasiado tiempo. La reunión, casi seguro, será larga.