Las concentraciones que ha dispuesto José González, el técnico del Murcia, en las dos últimas jornadas, han sido mano de santo para los intereses de la entidad murcianista. Las dos convivencias realizadas tanto en Campoamor como en La Manga han dado alas a un equipo que ha conseguido en los últimos dos partidos el doble de puntos y los mismos goles que en las ocho jornadas anteriores. Será casualidad o no, pero lo cierto es que las victorias ante el Celta de Vigo (4-1) y Elche (1-2) han coincidido con la iniciativa del entrenador de reclutar a sus hombres y los resultados obtenidos han permitido al Murcia que llegue a las dos últimas jornadas del torneo con la posibilidad de salvarse de una forma más cómoda de la que se esperaba.

También es cierto que mejorar las ocho jornadas anteriores en las que los granas sólo fueron capaces de lograr tres puntos y seis goles a favor, tampoco era un objetivo muy complicado.

La pésima racha de los granas arrancó en la jornada 31 del campeonato, cuando se perdió en Nueva Condomina ante el Albacete de David Vidal (0-2) y se comenzó un declive que llevó al equipo a instalarse a cinco puntos de los puestos de la salvación. Así se fueron sucediendo marcadores adversos ante Cartagena (3-2), Rayo Vallecano (0-3), Real Unión (2-0), Castellón (1-1), Betis (1-1), Villarreal B (1-1) y Cádiz (1-0). Los pobres números cosechados en este período del campeonato, fueron los que casi dejan herido de muerte y sin remedio al Murcia, equipo que ha conseguido un plus extra tanto anímico como en lo deportivo después de haber ganado dos de los cuatro partidos que, casi con toda seguridad, va a necesitar ganar para sellar su estancia en Segunda para el próximo curso.

Y viendo cómo han ido las cosas, José González no ha tenido dudas a la hora de programas una nueva concentración para esta semana. En principio, porque la última palabra la tiene el preparador gaditano, la expedición volverá a Campoamor el viernes para regresar el domingo antes de jugar ante Las Palmas. El hecho de que Polonia ya no ocupe el complejo hotelero alicantino, ha propiciado que los granas hayan descartado La Manga para volver a apostar por Campoamor. Si se confirman los buenos presagios de las concentraciones realizadas por González, lo normal será ganar a Las Palmas, algo que a lo que de todas formas está obligado el Murcia para no tener que jugar con fuego en la última jornada.