Que el Cartagena sufre una profunda crisis de resultados es un hecho innegable, en el que cada uno puede justificar unos motivos o causas bien distintas, dependiendo de en qué le repercuta esta situación. Falta de tino, errores puntuales, despistes, escasa concentración, peor juego o cambios en el once inicial, pueden esgrimirse para explicarlo, pero si ponemos un poco más de atención podremos observar que la ausencia del defensa central Pascal Cygan en todo este período ha provocado una bajada enorme en el rendimiento de su equipo.

El jugador francés ha disputado 14 encuentros, aunque no todos los ha podido finalizar, bien por ser expulsado o por caer lesionado. En los doce que ha jugado de principio a fin el Cartagena sumó 23 puntos de 36 posibles, es decir, acumuló un 64% de los puntos en disputa, con seis victorias, cinco empates y una única derrota -contra el Nástic de Tarragona-. Los números avalan una trayectoria impecable del Cartagena que lo mantenían en el liderato.

Cuando Cygan no ha estado sobre el terreno de juego, las estadísticas albinegras han sufrido un gran descalabro. En las otras tres derrotas cosechadas, el defensa no estaba sobre el campo. Así, ante la Real Sociedad fue expulsado en el minuto 55 y el equipo empataba por entonces a cero. Un gol en el minuto 90 acabó con las esperanzas de seguir líderes.

La segunda derrota sin Cygan se produjo frente al Numancia (2-1), cuando el galo se lesionaba en el minuto 5 del partido y al Cartagena le anotaban en los minutos 24 y 38. La tercera y última fue la del domingo, con el jugador albinegro en la grada y en la que el bloque albinegro sucumbía por 3-4 frente al Salamanca.

Ante el Huesca -con Cygan sancionado por la expulsión en Anoeta- es el único partido que ha puntuado el Cartagena en los que el futbolista no estaba presente. De esta manera, de doce puntos posibles, el equipo de Juan Ignacio ha acumulado tan sólo tres sin Cygan en el césped, o lo que es lo mismo un 25% de puntos en disputa frente al casi 70% que consigue con el ex del Villarreal sobre el campo.

Ni la presencia de Chus Herrero ni la de Txiki, posteriormente, en su sustitución han enmendado la plana y el Cartagena ha sufrido más en las cinco jornadas últimas que en las otras once anteriores.

Mas goles encajados

Desde la derrota en Anoeta, el Cartagena ha encajado siete goles en cuatro partidos, a un promedio de 1,75 en cada uno de los choques disputados. Antes, desde la jornada uno hasta la duodécima, el bloque albinegro había visto perforada su portería nueve veces, por lo que el promedio era de 0,8 goles, menos de la mitad que en estas últimas cuatro jornadas.