25 de noviembre de 2009
25.11.2009
Liga de Campeones

El Barça se pasea sin Messi

25.11.2009 | 01:00
Los azulgranas Pedro y Alves celebran el segundo gol del Barça con los aficionados en el Camp Nou

El conjunto azulgrana, con goles de Piqué y Pedro, consigue una cómoda victoria frente al Inter de un inactivo Eto'o y da un paso de gigante hacia los octavos de final

Sin Ibrahimovic ni Messi, el Barça fue fiel nuevamente al concepto futbolístico que diseña Pep Guardiola y firmó la mejor actuación de la temporada para derrotar claramente al Inter de Milán (2-0), lo que vale liderar su grupo en la 'Champions' y prácticamente garantizarse su clasificación para octavos de final.
Dirigidos por un genial Andrés Iniesta, el Barça resolvió el primer partido complicado de la semana con suficiencia. Se ponía en duda la supremacía del tricampeón y los azulgrana respondieron de la mejor manera posible, derrotando sin dudas al Inter de Mourinho.
Ni Ibra ni Messi jugaron un solo minuto y los azulgrana no echaron en falta ni a Zlatan ni a Leo. Guardiola no quiso arriesgarse y dejó a sus dos máximas estrellas, ambos con problemas físicos, en el banquillo. Es más en la víspera pidió la oportunidad de que equipo se reivindicara e intentara ganar sin ellos, su equipo entendió el mensaje, porque el Barça firmó un partido primoroso.
No echó en falta el equipo azulgrana ni a uno ni a otro, porque jugó de fábula, sobre todo en el primer tiempo, periodo en el que marcó los dos goles. Destacó la medular con Busquets y Xavi, el factor sorpresa fue Iniesta. El albaceteño empezó por la banda derecha, pero campó a sus anchas por el centro, en la media punta y sembró el desconcierto entre los interistas.
El Barça tocaba y el Inter corría tras el balón, entre ellos Samuel Eto'o, recibido por una gran ovación por el que su público, pero que apenas tuvo incidencia en el juego. Seguramente el camerunés sintió envidia sana al comprobar que en el otro lado, sí jugaban a fútbol.
En el minuto 10, un saque de esquina botado por Xavi y desviado en el primer palo por Henry permitió a Piqué adelantarse a Motta y batir a Julio Cesar. El 1-0 reforzó la concepción futbolística de los azulgrana, que se sintieron cada vez más cómodos.
Comandados por un genial Iniesta, al Inter ni se le vio. El resumen del fútbol del Barça tuvo su concreción en el 2-0. Una jugada que aúna las virtudes del equipo. Una acción al primer toque entre Iniesta y Xavi, un desmarque de Alves, un centro del brasileño al segundo palo y un remate de Pedro, otra vez Pedro, ante la sorpresa de Maicon, que a partir de entonces ya le prestó atención al jugador que debía marcar desde el principio del partido y al que apenas había visto hasta entonces.
Un 2-0 en el minuto 26 sirvió para que el Barça ganara en confianza. El Inter apenas apareció. Exhibió algún destello, alguna jugada aislada de Diego Milito, una carrera de Eto'o, alguna aproximación de Maicon, pero poco más.
En el segundo tiempo, los italianos intentaron enredar el partido, el único escenario en el que parecen sentirse cómodos, pero los azulgrana ni se inmutaron. De hecho, los catalanes son los que estuvieron más cerca del gol, ahora con un tiro libre de Alves que volvió a sacar el meta brasileño de los interistas (m.68). Dosificó su esfuerzo el Barça con el paso de los minutos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes