23 de noviembre de 2009
23.11.2009
DKV Joventut-CB Murcia

La revolución de Moncho llega hasta la prórroga

23.11.2009 | 10:11
Chris Moss, del CB Murcia, pelea por un balón debajo del aro mientras que es presionado por varios rivales del Joventut

El conjunto murciano cae ante el Joventut plantando cara hasta el tiempo añadido, y confirma la mejoría exhibida el pasado jueves en el choque ante el Xacobeo

Sólo un punto le faltó al CB Murcia para volverse a casa con la tercera victoria de la temporada. De nuevo el espíritu de lucha y los jugadores comprometidos con el equipo trazaron el camino a seguir, sólo que ahora parece que todos los jugadores responden al llamamiento de Moncho Fernández para dejarse la piel defendiendo. Sólo los detalles que hacen que un balón entre o deje de hacerlo decantaron el partido hacia la Penya, que se impuso claramente en la prórroga.
Tal vez la mejor sensación que brindaron esos minutos extra fue poder ver cómo Delininkaitis con su defensa forzaba sendos fallos en los dos últimos lanzamientos de Tucker, culminando así el buen trabajo defensivo sobre el mejor anotador del DKV Joventut realizado por el equipo en general y Xavi Sánchez en particular.
No pudo repetir Moncho Fernández el quinteto inicial que sacó contra el Xacobeo debido a la lesión de Powell. Su lugar en la pista lo ocupó Faverani pese a sus molestias en el pie, pero se mantuvo el espíritu del pasado jueves: compromiso, lucha, defensa y ganas de jugar al baloncesto. Al igual que contra el Xacobeo, pese a la defensa inicial el rival logró sacar ventaja con lanzamientos triples.
Saltó Vujanic a pista, y lo hizo como un ciclón. Pese a los problemas del CB Murcia para impedir los lanzamientos de tres puntos del Joventut Vujanic decidió echarse el equipo a las espaldas y, a base de pedir bloqueos directos, anotó 11 puntos, incluidos tres triples, en su primera irrupción en pista. Sin embargo, el serbio tampoco fue capaz de parar a Valters, quien anotó 16 puntos en la primera parte, pero su capacidad anotadora y dirección le dieron otro aire al equipo en la parcela anotadora.
Una de las mejores noticias que trajo este partido fue ver a Delininkaitis en pista y, además, verle defendiendo con ganas. El lituano nunca será un buen defensor, pero al menos ayer se le vio esforzarse por hacerlo y luchar por cada balón. Con Vujanic, Delininkaitis y Scepanovic en pista el CB Murcia movió bien el balón.
Lo que empezó siendo un trabajo de defensa y algo de atasco en ataque pasó a un escenario en el que se logró mayor acierto ofensivo gracias a la calidad de los que saltaron desde el banquillo y la mentalidad de lucha que inculcaron en éstos los que empezaron el partido.
En la segunda mitad volvió el quinteto titular. Marco defendió a Valters más agresivamente. Además, el de Abanilla logró ver con más claridad a sus compañeros, lo que contribuyó a un arranque de 2-9 en la segunda mitad que tuvo que parar Sito con un tiempo muerto y nueve puntos de ventaja para los murcianos (43-52). La Penya apretó más en defensa, ahogó las líneas de pase al CB Murcia y le provocó varias pérdidas de balón en forma de pasos de los murcianistas cuando intentaban encontrar un compañero liberado. De la mano de Bogdanovic el DKV volvió a encontrar el camino de la anotación, lo que les llevó a volver a mandar en el marcador al final del tercer cuarto (61-56).
Vujanic ya no veía el aro con tanta claridad como en la primera parte, aunque los triples del DKV tampoco entraban con tanta facilidad. Durante varios minutos se mantuvo el luminoso estancado en un 65-60, pero un contraataque de Xavi Sánchez desatascó el marcador a falta de cuatro minutos (65-62). Tuvo el CB Murcia un balón para empatar o ganar en la última jugada (68-66). Una penetración de Vujanic con palmeo final de Moss llevó el partido a la prórroga.
El tiempo extra empezó como lo hizo el partido. Cuatro triples sin fallo de La Penya dinamitaron las opciones del CB Murcia, que encajó en la prórroga un parcial de 15-5 que en nada hace justicia a lo visto en el resto del partido. Además, esos cuatro triples en la prórroga llevaron al DKV a marcar un nuevo récord en la ACB, con 19 anotados en un partido. La revolución de Moncho sigue en marcha, no fue flor de un día.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes