06 de noviembre de 2009
06.11.2009
El gran derbi regional

Divididos por el derbi

El duelo del domingo se vive con intensidad en la familia santomerana del delantero cartagenerista Toché, quien tiene un hermano en el equipo juvenil del Real Murcia

06.11.2009 | 09:24
Cristina (esposa de Toché), Rubén (hermano mayor), Toché (con su hija Lorena en brazos), Emilio (el padre), Teresa (la madre) y el joven Emilio en la entrada de su casa

La familia Verdú Nicolás está dividida por el derbi del domingo entre el Murcia y el Cartagena. Tere y Emilio, naturales de Santomera, forman junto a sus hijos Rubén, José y Emilio una familia en la que se destila fútbol por los cuatro costados. El segundo de los hijos es conocido en el mundo del fútbol como Toché y tras haber jugado en Primera División, ahora defiende los colores del Cartagena, rival del Murcia en la próxima jornada.
Pero las casualidades de la vida han querido que el menor de los hermanos, Emilio, juegue actualmente en los juveniles del club grana, lo que pone en su serio aprieto a sus padres a la hora de decantarse por uno u otro equipo. Emilio, el padre de esta familia, afirma ser sólo socio del Santomera, donde juega su hijo Rubén, aunque confía en un triunfo del Cartagena dejándose llevar por el corazón y pensando en lo mejor para su hijo.
Lo que menos gracia le hace al patriarca de esta casa es que el joven Emilio, quien compatibiliza su pasión por el fútbol con sus estudios de Educación Física en la UCAM, no pueda estar en Nueva Condomina el domingo, ya que el también delantero tiene que viajar con el equipo juvenil del Murcia para medirse al Hércules de Alicante a la misma hora que juega su hermano.
Por su parte Teresa, la madre de estos futbolistas, lo tiene mucho más claro. Ella espera que la victoria sea para el Cartagena porque "al fin y al cabo éste es el que nos da de comer". La piedra angular de esta gran familia nos recibió en su casa de Santomera, donde viven desde hace seis años y de la que también forman parte Cristina y Lorena, la hija y la esposa de Toché. La 'mamá' de la más pequeña de la casa sonríe cuando se le pregunta por la posibilidad de que la pequeña Lorena se aficione a esto del mundo del fútbol y pueda terminar jugando en un equipo femenino, pero detrás de esas risas, lo que seguro que se esconde es también una ración extra de apoyo para que su marido pueda dedicarle algún gol buscándola en la grada de Nueva Condomina. Para ella no habría mejor regalo.
En el peor de los casos para esta familia, en el caso de que el Murcia se llevara los tres puntos del encuentro, siempre le quedará ese buen sabor de boca a Emilio, quien al fin y al cabo defiende cada fin de semana los colores de un equipo que el domingo será rival para, ni más ni menos, que su propio hermano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes