"Se me inflamó de inmediato", explicó Gasol después de haber concluido el partido que su equipo de los Lakers perdieron por 108-98. "Tendremos que esperar a mañana, sábado, para ver que es lo que sucede".

El equipo viaja a Houston, donde el domingo se enfrentará al equipo local de los Rockets, que tienen la mejor racha de la temporada y la segunda mejor en la historia de la liga con 21 triunfos consecutivos.

Los primeros exámenes que le hicieron a Gasol en New Orleans Arena dieron negativos, pero los médicos del equipo quieren ver como evoluciona esta noche la lesión de jugador español y hacerle más exámenes cuando ya estén en Houston.

"Tenemos que asegurarnos que no hay ningún daño en los ligamentos, o al menos que no sea demasiado malo", declaró Gasol.

"Odio tener que estar fuera del equipo y estar sentado en el banquillo".

Gasol dijo que ahora su único objetivo era volver cuanto antes a jugar, pero también era consciente que lo haría cuando se encuentre completamente recuperado.

El jugador español se torció el tobillo izquierdo cuando intento un tiro a canasta de gancho y cayó sobre el pie de su compañero el alero serbio Vladimir Radmanovic.

Gasol de inmediato comprobó que se había lesionado de cierta gravedad ya que no podía apoyar el pie izquierdo y necesitó la ayuda de sus compañeros para ser llevado a los vestuarios.