El rally de Japón está deparando infinidad de sorpresas y la victoria parece que será por eliminación. Si ayer era el finlandés Marcus Gronholm (Ford), líder del mundial, el que sufría un accidente, y que no se ha reincorporado; hoy el turno era para Loeb, cuando era segundo de la general y se encontraba en disposición de encaramarse a lo más alto del mundial de mantenerse la plaza.

También dijeron adiós el finés Jari Matti Latvala (Ford), en el decimotercer tramo, el mismo que Loeb; y el español Xevi Pons, por lo que Subaru, que corre en casa, no tiene ningún coche entre los primeros, después de que el noruego Petter Solberg y el australiano Chris Atkinson abandonaran ayer, aunque hoy se reengancharon a la competición según las normas 'ReStart'.

Sólo quedan siete coches World Rally Car en competición y faltan dos especiales para el término de la etapa.