Según su hijo, su padre estaba en "perfecta forma" antes de que sufriera anoche un ataque de corazón, pues había estado trabajando ayer en el jardín de su casa, en Southampton (sur de Inglaterra).

Jimmy Ball dijo que espera que su padre sea recordado como un hombre bueno con una gran pasión por el fútbol.

Ball, quien empezó su carrera en el Blackpool, es el segundo miembro de la selección inglesa que venció 4-2 a Alemania Occidental en 1966 que fallece. El capitán, Bobby Moore, murió de cáncer en 1993.

El ex campeón de 1966 jugó también en el Everton, el Arsenal y el Southampton y fue entrenador de varios clubes.

En el año 2000 recibió la condecoración de Miembro del Imperio Británico (MBE) por sus servicios al fútbol.

El ex jugador Geoff Hurst, antiguo compañero de Ball, manifestó hoy estar muy triste por la noticia. "Fue el más joven del equipo y el mejor jugador del partido en la final de la Copa del Mundo en 1966", e el punto de vista social, añadió.