El ayuntamiento de Murcia, que este año vuelve a subvencionar a cada uno de los dos equipos de Segunda División -Real Murcia y Ciudad de Murcia- con 480.000 euros, es uno de los municipios más 'generosos' de la categoría, pues salvo Jerez, que destina al Xerez dos millones de euros, y Ejido ningún club de la categoría recibe ayudas municipales tan importantes.

La media de las subvenciones para las entidades de la Segunda División, según los datos publicados por distintos medios informativos, se encuentra entre los doscientos mil y trescientos mil euros, si bien muchas de ellas, como las del Lorca Deportiva, incluyen los gastos de mantenimiento de los estadios, la gran mayoría de titularidad municipal, y buena parte exigen como contraprestación la difusión publicitaria local a través del club.

En este último supuesto se encuentra el Polideportivo Ejido, que recibe un total de 600.000 euros, aunque en dicha cantidad se incluye tanto la subvención como el patrocinio del equipo.

También se benefician de una cantidad similar sus vecinos del Almería, aunque en este caso parte de la subvención se destina al mantenimiento del estadio Juegos del Mediterráneo.

En el caso del Ciudad de Murcia, sociedad anónima deportiva cuyo máximo accionista se está quejando del escaso respaldo que recibe del Ayuntamiento, libre de cualquier compromiso publicitario, a la ayuda directa que percibe hay que añadir la cantidad que anualmente destina el Consistorio al mantenimiento de La Condomina -unos trescientos mil euros-, que este año se verá sensiblemente incrementada por las mejoras que se van a acometer en el estadio para adecuarlo a las exigencias de la Liga de Fútbol Profesional en materia de seguridad.

El Murcia, que tiene un uso preferente en Nueva Condomina, aún no ha firmado con el Ayuntamiento el convenio por el cual quedará regulada dicha utilización, aunque, tal y como se reflejará en su momento por escrito, ya se encarga del mantenimiento de la instalación, que fue inaugurada hace seis meses.

El Ciudad de Murcia, fundado en 1999, ha recibido subvenciones desde el año 2002 -incluida la del presente ejercicio- por un total de 2.370.000 euros, casi el doble de la cantidad obtenida de la Comunidad Autónoma -1.200.000 euros-.

Pina, a pesar de que el club ha declarado beneficios desde que se transformó en sociedad anónima deportiva, está presionando al Ayuntamiento para, además de conseguir las ayudas directas, lograr un negocio inmobiliario que permitiera financiar a la entidad rojilla durante los próximos quince años, aunque el ambicioso proyecto urbanístico presentado hace unas semanas -que incluía la reconstrucción del barrio de Santa María de Gracia para levantar 1.500 viviendas- ha sido rechazado por el alcalde, Miguel Ángel Cámara.

Hay equipos que no reciben subvención municipal, como el caso del Vecindario y Las Palmas, cuyas ayudas llegan a través del Cabildo Insular, y otros, como el Alavés, que la tienen paralizada tras la polémica que el dueño, Dmitry Piterman, sostiene con el ayuntamiento de Vitoria.

Ayudas regionales

La media de las ayudas procedentes de las administraciones regionales a los equipos de Segunda sí supera con creces las percibidas por Real Murcia, Ciudad y Lorca -que este año asciende a 250.000 euros por cabeza-, aunque también es cierto que, como contraprestación a un dinero que en muchos casos alcanza los 600.000 euros, los clubes están obligados a difundir la imagen de las respectivas comunidades autónomas en detrimento de otros patrocinadores con los que sí cuentan, por ejemplo, granas y rojillos.