El mayor ídolo del fútbol argentino participó en una acalorada discusión con diferentes autoridades y empleados de una aerolínea tras perder el vuelo en que regresaría a Buenos Aires, según la versión periodística.

Maradona fue detenido por agentes de la Policía Federal y llevado a una sala del propio aeropuerto para ser sometido a un examen de sangre y verificar si estaba bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

El ex futbolista argentino participó anoche en Río de Janeiro de un partido de beneficencia organizado por el ex futbolista brasileño Arthur Antunes Coimbra "Zico" en el que tuvo una actuación destacada.

El partido en que los dos mayores ídolos del fútbol en la década del ochenta jugaron juntos por primera vez atrajo a numerosos asistentes, entre ellos el seleccionador brasileño Carlos Alberto Parreira.

Los aficionados que pagaron un kilo de alimento no perecedero para obtener un sitio en las tribunas aplaudieron y ovacionaron a Maradona con cariño y respeto, algunos incluso utilizando la camisa de la selección brasileña.

"Es un placer jugar con Zico, Júnior, Renato Gaúcho. Ellos siempre me trataron muy bien. Es un momento muy bonito de mi vida.

Estoy satisfecho por poder disfrutar de un partido de fútbol con 53 kilos menos", dijo el jugador argentino.

"Ya puedo morir feliz. Jugué con los dos mejores de todos los tiempos, Pelé y Maradona. Maradona es el dueño de esta fiesta", respondió Zico, que cedió la camisa número diez al argentino y prefirió jugar con la número cuatro.