El Tour vive hoy una histórica decimosexta etapa con la disputa de la inédita cronoescalada Bourd d'Oisans-Alpe D'Huez, de 15,5 kilómetros, que aclarará el podio parisino. Los 13,9 kilómetros de ascenso tienen una pendiente media del 8,1 por ciento y una máxima del 14, donde la historia pone en una página reservada a sus vencedores. Quien llega de amarillo a Alpe D'Huez, dice la tradición, gana en París.