13 de octubre de 2018
13.10.2018
Frontenis

Una murciana tumba la pared

Ingrid Ruiz se convierte con 18 años en la primera jugadora de la Región en participar en un Campeonato del Mundo de frontón

12.10.2018 | 18:59
Una murciana tumba la pared

Un futuro ligado al deporte y fuera de Murcia. Comenzó a practicar frontón por recomendación de su padre. Desde entonces, Ingrid Ruiz ha conseguido un palmarés destacado y se ha clasificado para el Campeonato del Mundo. Se irá a entrenar a Tenerife, donde las infraestructuras para practicar este deporte son mucho más profesionales. «Si en un futuro vivo en Murcia, quiero formar una escuela de frontón», declara.

Con la mayoría de edad recién cumplida, Ingrid Ruiz se convertirá la próxima semana en la primera jugadora de la Región en jugar en un Campeonato del Mundo de Pelota Vasca. Ni en categoría masculina ni en categoría femenina, nadie de Murcia había formado parte de la selección española en una cita mundialista de este deporte. Además, lo hará siendo la más joven de los 54 integrantes del equipo nacional, en un Mundial que se celebrará del 14 al 20 de agosto en Barcelona.

Nació en Beniaján en el año 2000, y a los 9 años comenzó a practicar un deporte muy popular en otras regiones como Euskadi, pero poco conocido en Murcia. «Mi padre de pequeño jugaba a pelota con la mano. En Beniaján había un instituto que tenía una pared y jugaban a la pelota. Empecé con 9 años, pero era muy patosa. Mi padre ni siquiera pagó el primer mes porque para los deportes era negada. Pero conocí a un montón de amigos y me empezó a gustar. Me costó un año darle a la pelota», relata la joven jugadora.

Con apenas 9 años, ya formó parte del equipo que quedó subcampeón de España infantil, con jugadoras de hasta 14 años. En 2014, empezó a copar el podio en cada torneo en el que participaba, y en 2017 se proclamó Campeona de España en categoría juvenil en tres modalidades: olímpica, pala argentina y preolímpica x3. Este año ha repetido el mismo éxito, y ya ha quedado subcampeona de Europa con la selección absoluta.

La ausencia de una estructura de formación en Murcia le obliga a entrenar sola, tres o cuatro horas al día, los dos deportes que practica: frontón y squash. «Soy muy buena compitiendo, mejor que entrenando, y en los campeonatos yo aprendía todo lo que me faltaba de un profesor», comenta.

Después de una etapa en San Pedro del Pinatar, con su entrenador del squash, se prepara para el Mundial de la semana próxima, para el que todavía no se cree que haya sido seleccionada. «Es el sueño de mi vida», dice.

Sin embargo, la jugadora de Beniaján no se conforma con participar, sino que aspira a lo máximo, consciente de que forma parte de uno de los equipos más competitivos en este deporte. «Representar a España lleva una responsabilidad, porque casi siempre va a la final», apunta. Por tanto, su primer objetivo para este campeonato es jugar, porque en principio será suplente en la modalidad de pala. «La que va de titular tiene 40 años y ha sido 5 veces campeona del mundo. Pero si yo juego voy a dar todo de mí y a dejar el pabellón alto». En su disciplina, se juega por parejas, y hay dos titulares y dos suplentes. Desde este año, se pueden hacer cambios en el mismo partido, y probablemente tendrá su oportunidad a lo largo del campeonato.

Sin escuelas en Murcia

Cuando acabe el Mundial, el futuro de Ingrid está lejos de la Región de Murcia. Se incorporará al Real Club Naútico de Tenerife, donde tiene la oportunidad de prepararse en su deporte y continuar sus estudios de Gestión Administrativa. En su cabeza, entre sus objetivos más inmediatos están el Mundial Sub-22 del año que viene, y la Copa del Mundo Absoluta, que se celebra en 2020.

Espera regresar a una cita mundialista dentro de cuatro años, pero ya siendo una parte importante del equipo español. «El Mundial quiero conseguirlo, pero yo quiero conseguirlo siendo titular, no suplente», señala. Por tanto, en el próximo campeonato, en 2022, sueña con ser uno de los pilares del equipo.

Tenerife, junto al País Vasco, Navarra o la Comunidad Valenciana son los lugares de nuestra geografía donde este deporte tiene más seguimiento y más licencias federativas. «Euskadi es el paraíso. Allí te sientes importante. En la Comunidad Valenciana también se juega muchísimo», apunta. En cambio, entiende que en Murcia hay un problema de formación, porque «no hay escuelas, y cuando se hacen, no se promocionan lo suficiente».

«Te gastas más dinero del que ganas. Mis padres han tenido que invertir mucho dinero en mí. La Federación Murciana no tiene ayudas ni apoyos», reclama. En un futuro más lejano, le gustaría poner su granito de arena para que el frontón sea un deporte más popular entre los jóvenes. «Tengo claro que, si en un futuro vivo aquí en Murcia, quiero formar una escuela de frontón», anuncia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook