Danza

La murciana Muriel Romero toma las riendas de la Compañía Nacional de Danza tras la polémica destitución de Joaquín de Luz

De Luz ha sido el único de los directores de los centros artísticos del INAEM sin prórroga en su contrato

Romero, con una trayectoria que ha profundizado en la contemporánea y la experimentación, representa una apuesta más vanguardista

La bailarina Muriel Romero, a la izquierda, junto a Pablo Palacio y Daniel Bisig, miembros del Instituto Stocos, en La Casa Encendida, donde presentaron su proyecto 'Re-Embodied Machine'.

La bailarina Muriel Romero, a la izquierda, junto a Pablo Palacio y Daniel Bisig, miembros del Instituto Stocos, en La Casa Encendida, donde presentaron su proyecto 'Re-Embodied Machine'. / Alba Vigaray

Ángeles Castellano

Muriel Romero (Murcia, 1972) ha sido nombrada este martes como nueva directora de la Compañía Nacional de Danza (CND). En la nota que anuncia su nombramiento, el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), dependiente del Ministerio de Cultura, destaca que su proyecto ha sido seleccionado porque "propone ensanchar las fronteras de la Compañía". "Uno de los ejes de su programa es dotar a la CND de un carácter singular a través de un repertorio único, que permita ampliar los clásicos iconos dancísticos trabajando con otras artes (como la creación musical y literaria), de modo que se posibilite ensalzar el patrimonio cultural español al tiempo que se continúa desarrollando una personalidad propia para este centro de creación".

El proceso para la selección de la nueva directora, indica el INAEM, "ha atendido a los principios de igualdad, mérito y capacidad, así como a los de publicidad y concurrencia". La candidatura de la nueva directora ha sido la ganadora de entre 22 propuestas presentadas al cargo. Destaca el INAEM, además, que su proyecto para la CND defiende "una visión feminista, inclusiva y diversa".

Romero sustituirá a partir del 1 de septiembre a Joaquín de Luz, cuya destitución al frente de la Compañía (los proyectos de dirección son de cinco años con posibilidad de renovación durante tres años más, posibilidad que no le dieron a de Luz pese a su interés en continuar en el cargo) fue una sorpresa tanto para él como para el resto. Tras conocerse la noticia de su no renovación, de Luz criticó la decisión en diferentes medios de comunicación. Ha sido el único de los directores de los centros artísticos del INAEM sin prórroga en su contrato. Tanto de Luz como su antecesor en el cargo, José Carlos Martínez, pusieron en el centro de sus direcciones la recuperación de programas de baile clásico y neoclásico, sin abandonar el contemporáneo. Romero, con una trayectoria que ha profundizado en la contemporánea y la experimentación, representa una apuesta más vanguardista, aunque en su propuesta recoge que cada año se trabajará sobre una pieza de repertorio del siglo XX que no haya sido representada antes, sin especificarse el estilo.

Romero llega a la dirección de la CND después de 17 años trabajando en el Instituto Stocos, que fundó junto al músico Pablo Palacio, que desde entonces se ha centrado en la investigación acerca de la creación de la música y su interacción con la creación de movimiento del cuerpo y la tecnología. El instituto Stocos, que desde su fundación ha recibido financiación europea a través de diferentes proyectos, comenzó su trayectoria con Metabody, en 2007. Su último trabajo, cuyo resultado pudo verse en Madrid en La Casa Encendida el pasado mes de marzo, es Re-embodied machine (parte del proyecto Premiere, que a su vez formaba parte del programa Horizon Europe), centrado en la relación del movimiento con la creación de música e iluminación a partir de patrones creados con Inteligencia Artificial.

Amplia trayectoria

Formada en Danza Clásica, Española y Música desde la infancia, obtuvo con 14 años gana el 1º Premio Nacional de Danza Clásica en el concurso Ciudad de Barcelona y con 15 años, el Prix du Paris en el concurso internacional Prix de Lausanne. Conoce bien la Compañía Nacional de Danza, de cuyo elenco entró a formar parte con 16 años bajo la dirección de Maya Plisétskaya, donde tuvo la oportunidad de bailar un amplio repertorio de ballet clásico, y después, en 1995, bajo la dirección de Nacho Duato, cuando trabaja con los coreógrafos más contemporáneos del siglo XX, como Jiri Kylián, Ohad Naharin y William Forsythe. Entre estos dos periodos en la CND, formó parte del Ballet de la Ópera de Múnich como primera solista y después en el Ballet de la Ópera Alemana de Berlín.

Desde el año 2000 y hasta la creación del Instituto Stocos, colaboró con coreógrafos y dramaturgos de vanguardia como La Ribot, Sasha Waltz, Cisco Aznar, Mateo Feijóo y Unterwegs Theater, trabajó como solista en la compañía de Grand Théâtre de Genève y, más tarde, de 2006 a 2008, como primera solista en la Semperoper Ballett en Dresden, bajo la dirección del canadiense Aaron Watkin.

Planes para los próximos cinco años

La nueva directora, explica el INAEM, "aspira a desarrollar una Compañía que trabaje con múltiples estilos y lenguajes". Además, en relación al repertorio que propone desarrollar estos cinco años, propone ampliarlo con obras "no representadas con anterioridad, priorizando a creadoras nacionales o radicadas en nuestro país y a lenguajes artísticos que hasta ahora no han tenido espacio en la CND".

Entre las líneas propuestas, se destaca crear una red de colaboraciones "con otras compañías, instituciones y espacios escénicos" para poner en pie un sistema de giras que permita a la compañía tener presencia en otros lugares del territorio nacional, haciendo especial hincapié en el medio rural.

También, apoyar el desarrollo como coreógrafos de los integrantes de la compañía "a través del programa anual Creadores de la CND", además de prestar especial atención a su transición profesional, "proponiendo la creación de comités específicos para evaluar adecuadamente esta importante etapa en sus trayectorias".

En el proyecto seleccionado también se resalta el impulso a programas como el de Residencias de la CND y la accesibilidad, "profundizando en la diversidad de públicos y la presencia de colectivos con menos oportunidades de acceso a prácticas artísticas".

"Nueva mirada"

Cuando se anunció que Joaquín de Luz no sería renovado, el bailarín y coreógrafo indicó que el INAEM le había anunciado que buscaba “una nueva mirada que responda a esta nueva etapa”, en referencia al cambio ocurrido en el ministerio de Cultura (con la entrada del nuevo ministro Ernest Urtasun). Una de sus primeras decisiones fue nombrar como directora del INAEM a Paz Santa Cecilia, una profesional de las artes escénicas con un amplio conocimiento, en particular, de la danza, por su trayectoria anterior.