Jazz San Javier

El gigante barítono llamado Gregory Porter

La de hoy es una de las noches más esperadas por los adeptos al jazz desde que se desveló la programación: el Parque Almansa se verá desbordado por la voz melosa y sofisticada del cantante californiano

GREGORY PORTER

GREGORY PORTER

La nueva visita del gigante Gregory Porter a la Región ha sido acogida con júbilo por los aficionados al jazz. Ya apuntábamos –cuando aún era desconocido por estos lares– que, si ya lo habías visto, desearías verlo otra vez.

El barítono Gregory Porter, una de las mejores voces actuales del jazz, se ha convertido en estrella mainstream, con su ya característica imagen de sempiterno gorro de piel con orejeras y elegantes trajes, tan fácilmente reconocible como su meloso timbre vocal.

Nacido en Sacramento (California) en 1971, Porter recibió una beca para jugar al fútbol americano en la universidad de San Diego, pero una lesión le obligó a dejarlo y eso le empujó a dedicarse a cantar. Influido por el blues, el gospel y el soul, es admirador de grandes figuras del género como Nat King Cole, Joe Williams, Donny Hathaway, Ella Fitzgerald, Marvin Gaye y Stevie Wonder.

Debutó a los 38 años con Water (2010) y desde entonces ha publicado cuatro trabajos más en solitario: Be good (2012), Liquid spirit (2013), Take me to the alley (2016) y All rise (2020). Su producción discográfica se completa con Nat King Cole & me (2017), en homenaje a su gran ídolo, y un sofisticado álbum de versiones de corte navideño, Christmas wish (2020).

A lo largo de su carrera ha recibido siete nominaciones y dos premios en los Grammy –ambos en la categoría de Mejor Disco de Jazz Vocal, por sus trabajos Liquid spirit y Take me to the alley–, ha vendido millones de discos y acumula millones de reproducciones. No sorprende, por tanto que el festival confirmara su nombre como cabeza de cartel en la última tanda de anuncios: un golpe de efecto brillante, uno de los grandes del género para conquistar a los jazzeros indecisos –si es que aún quedaba alguno–.

Su madre, Ruth, clériga en Bakersfield, localidad donde creció, le dijo dos días antes de morir: «Pase lo que pase, sigue cantando». Las palabras de ese pilar que sustentó su vida y la de sus siete hermanos –a causa de un padre ausente–, le marcaron profundamente. Amante del gospel por vocación heredada desde que ella le empujara a cantar en el coro de la iglesia, la voz de Porter es densa y untuosa como resultado influencias como esa.

Ha conquistado Estados Unidos y Europa, llegando a ocupar el número tres en las listas de ventas inglesas, por lo que su paso por la 63ª edición del Festival de Jazz de San Javier, a pesar de ser uno de los mayores atractivos de la programación, promete un espectáculo íntimo, variado y lleno de intensidad.

Gregory Porter

Sábado 6.

Auditorio Parque Almansa.

22.00h.60€