Cine

La filmoteca particular de Ángel Cruz (Semana 1)

Interior de la Filmoteca Regional de Murcia.

Interior de la Filmoteca Regional de Murcia. / L.O.

Ángel Cruz

Amor sin prejuicios ni etiquetas

Call me by your name.

Call me by your name. / L. O.

El verano es sinónimo de vacaciones, un tiempo de relax que aprovechamos para descansar, viajar y recargar pilas. Y qué mejor manera de comenzar nuestras vacaciones que viajando hasta el norte de Italia, en concreto hasta la provincia de Cremona, donde Elio y Oliver viven una de las historias de amor más bellas y potentes que nos ha regalado el séptimo arte en los últimos años.

Call me by your name (Luca Guadagnino, 2017) basada en la novela de André Aciman, nos sumerge en una historia sensual, vitalista, en la que triunfa el deseo y un amor sin prejuicios ni etiquetas. Una película que nos habla de la importancia de la palabra y los fantasmas del silencio.

«Llámame por tu nombre y yo te llamaré por el mío», creo que no existe mayor declaración de amor. 

Call me by your name

Luca Guadagnino, 2017

Italia

130’                   

Oscar Mejor Guion adaptado  

Dopamina para alcanzar la feliciad

Las carcajadas de Párraga

Annie Hall

Annie Hall / L.O.

La escena de Alvin Singer (Woody Allen) luchando en la cocina contra las langostas mientras Annie Hall (Diane Keaton) toma fotografías, es uno de esos momentos icónicos de la historia del cine que todos los cinéfilos tenemos grabados a fuego y que nunca nos cansamos de recordar. El visionado de Annie Hall (Woody Allen, 1977), considerada por buena parte de la crítica como la obra cumbre del genio neoyorkino, genera en mi organismo la dosis necesaria de dopamina para alcanzar la felicidad. Una película que debería ser obligatorio revisar, al menos una vez al año y alguna que otra fiesta de guardar, bajo pena de excomunión cinéfila. Por cierto, si quieren disfrutarla en pantalla grande, fresquitos, y en su formato original en 35mm, pueden hacerlo hoy martes a las 21:30 horas en la Filmoteca Regional.

Annie Hall  

Woody Allen, 1977. 

EEUU.

94'.                     

Oscar a Mejor película, director, guion original y actriz.  

Las carcajadas de Párraga

Los hermanos Marx en una noche en Ópera

Los hermanos Marx en una noche en Ópera / L.O.

Cuando era niño, los fines de semana, mis padres nos solían poner películas en la habitación a mi y a mis hermanos para que nos quedásemos durmiendo. Recuerdo que en aquellas veladas era más o menos habitual la presencia del pintor José María Párraga, amigo de la familia, quien al abrigo del edredón se acostaba con nosotros como uno más. Recuerdo con especial cariño y nitidez una noche en la que veíamos por enésima vez Una noche en la ópera de los Hermanos Marx. Las carcajadas de Párraga eran tan escandalosas que mis hermanos y yo nos quejamos amargamente a mis padres porque no podíamos disfrutar de la película. No era para menos, estábamos viendo la comedia más divertida de la historia del cine. Y lo hacíamos junto a uno de los artistas más grandes que ha dado nuestra región. No éramos conscientes de la suerte que teníamos y del regalo que nos estaba obsequiando el destino.

Una noche en la ópera 

Sam Wood 

1935 

EE UU

94’ 

Retrato de la España de antaño, tan actual

Plácido

Plácido / L.O.

No se me ocurre mejor forma de celebrar el 4 de julio (modo ironía), día de la independencia en Estados Unidos, que reivindicando y recomendando una de las películas que es la flor y nata de nuestro cine patrio, hablamos de Plácido, del maestro Luis García Berlanga, palabras mayores. Cuando la canícula asfixia y racionas el aire acondicionado para que no te chupe toda la nómina, Plácido nos traslada a un futuro navideño erigiéndose como refugio climático. Probablemente sea la película española que más veces haya visto a la lo largo de mi vida, sin exagerar mínimo una vez al mes. Plácido es grandiosa la mires por donde la mires. Ese devastador retrato social de la España de antaño sorteando a la censura. Sus prodigiosos planos secuencias. José Luis López Vázquez, Cassen, Julia Caba Alba… «Siente a un pobre a su mesa», más de 60 después, sigue siendo uno de los lemas más incómodos, y por desgracia de rabiosa actualidad, que se hayan escrito.

Plácido

Luis García Berlanga

1961

España

85'

El primer amor, el despertar sexual, la muerte...

Verano del 85

Verano del 85 / L.O.

François Ozon es uno de mis directores contemporáneos franceses preferidos. Cintas como Mi refugio (2009) o En la casa (2012) son una auténtica lección magistral sobre la construcción del relato. En julio de 2020, sumidos en plena pandemia, se estrenó Verano del 85. Fue la primera película que fui a ver al cine tras el confinamiento. La distancia de seguridad, las mascarillas, el miedo a la incertidumbre. Todo era extraño y diferente hasta que se apagaron las luces y se encendió el proyector. Las vacaciones de verano acaban de comenzar en un pequeño pueblo costero de Normandía y con ellas la historia de amor entre Alexis y David. Una historia que nos sumerge en las emociones del primer amor, el despertar sexual, la muerte y la importancia de cumplir una promesa hasta las últimas consecuencias. Suena Stars de la pub de Ecran total 80 en la pista de baile de una discoteca. Alexis baila junto a decenas de jóvenes a su alrededor; de repente David le pone unos auriculares y comienza a escuchar Sailing de Rod Stewart. El resto de la secuencia forma parte de la historia del cine.

Verano del 85 

François Ozon 

2020

Francia

100’ 

Para soltar lastre de la mochila de prejuicios

Jenaro, el de los 14

Jenaro, el de los 14 / L.O.

Durante estas semanas los buenos futboleros, entre los que me incluyo, tenemos los cinco sentidos puestos en la Eurocopa de naciones que se está celebrando en Alemania. Utilizando este evento como pretexto recomendaremos una película en la que nuestro Real Murcia, del que me declaro fiel escudero y seguidor hasta la muerte, logró vencer a nada más y menos que a todo un Real Madrid en el mismísimo Santiago Bernabéu. Hablamos de Jenaro, el de los 14, cinta dirigida por el prolífico y Goya de honor Mariano Ozores, que nos cuenta la historia de Jenaro, un humilde pregonero de un pequeño pueblo de Extremadura al que le toca una quiniela de 14. Creo que va siendo hora de soltar lastre de nuestra mochila de prejuicios y empezar a reivindicar y estudiar el ‘landismo, así como el posterior cine de Mariano Ozores en la Transición, más que nada porque forma parte de la historia de nuestro cine. Por cierto, en realidad el Real Murcia no ganó ese partido, el resultado real fue de empate a 1, con gol de Vera Palmes para los pimentoneros en la tercera jornada de la liga de Primera División de la temporada 1973/74 .

Jenaro, el de los 14 

Mariano Ozores

1974

España 

84’

El 7 de julio... Don Quijote

El Don Quijote de Orson Welles

El Don Quijote de Orson Welles / L.O.

Hoy, 7 de julio, Pamplona se embriaga con su fiesta mayor celebrando por todo lo alto San Fermín. En 1961 uno de los genios indiscutibles del celuloide, Orson Welles, estaba rodando su particularísima versión de Don Quijote de La Mancha y se trasladó a Pamplona para grabar los sanfermines. Don Orson, como ingenuamente lo llamó nuestro querido Raimundo González aquel día que se alojó en el murcianísimo hotel Rincón de Pepe y se zampó su buena pata de cabrito asada al estilo murciano, rodó casi 17 minutos de metraje y dio testimonio de la Pamplona y sanfermines de la época. El Don Quijote de Orson Welles lo terminó de montar el director Jesús Franco y se estrenó en 1992 en la Expo de Sevilla. La cinta, anárquica en su concepción y con un potentísimo carácter expresivo, reinventó el mito del ingenioso hidalgo para adaptarlo a la modernidad. Creo que Don Orson estaría orgulloso del resultado final. Una obra maestra.

El Don Quijote de Orson Welles 

Orson Welles,

Jesús Franco,

1992

España

111'

Todo lo que un niño puede desear de una película

Los Goonies  Richard Donner

Los Goonies Richard Donner / L.O.

En la Murcia de los 80, disponer de aire acondicionado en casa era un lujo solo al alcance de algunos privilegiados. La mayoría de hijos de vecinos teníamos que conformarnos con un ventilador de esos de rejilla ancha al que tu madre te prohibía acercarte por temor a que te amputaras un dedo. Los cines, bajo el reclamo de ‘local climatizado’ eran los verdaderos refugios climáticos de la época; daba igual lo que echaran con tal de estar fresquitos. Recuerdo con especial nitidez una tórrida noche de julio en que mis padres me llevaron a ver Los Goonies, una historia de aventuras juvenil que a día de hoy es considerada todo un film de culto. Las aventuras de Mikey, Gordi, Bocazas, Data y los Fratelli siguen cautivando y conquistado a niños y jóvenes generación tras generación. Richard Donner, Chris Columbus y Steven Spielberg se sacaron de la chistera una historia que funciona como el primer día y que tiene todo lo que un niño puede desear en una película. Ese verano, los niños de la pandilla de la playa jugábamos a ser Los Goonies, y yo siempre me pedía Mikey.

Los Goonies

Richard Donner

1985

Estados Unidos

114’