José Antonio, aquel becario ‘metepatas’ que conquistó el país con Periodistas, ha crecido profesionalmente. Después de 30 años sin dejar de trabajar, no es para menos. El público que seguía la televisión en época de grandes audiencias para las series en prime time tampoco olvida a Mariano, de Los Hombres de Paco. Cómo hacerlo: imposible no encariñarse con un actor que ha hecho reír con ambas ficciones a más de cuatro millones de personas con cada emisión, y sin despeinarse. Si se suma la vida de ambas series, los personajes de las mismas han acompañado a los espectadores casi una década. Anoche recibió todo ese afecto en la Región: fue galardonado con el Premio del 53 Festival Internacional de Teatro, Música y Danza de San Javier, justo después de terminar de representar La comedia de los errores.

Ha llegado a San Javier con un éxito apabullante: un lleno absoluto para ver esta nueva versión de la obra de William Shakespeare con las entradas agotadas. ¿Siente el subidón?

Estamos muy contentos. En Mérida estrenamos hace una semana y también llenamos -allí caben 3.100 cada noche-. Estamos felices con la acogida, con lo bien que se lo pasa la gente en la función. El público de esta función es cómplice necesario de ella y da mucha alegría ver un teatro lleno. Esa es la verdadera satisfacción de todo esto.

No es primerizo en este Festival. ¿En qué nivel lo situaría?

Este es uno de los festivales de verano más importantes del país, sin duda. Siempre es muy ilusionante venir porque el de San Javier es un público que lo celebra mucho, que tiene muchas ganas de pasar una buena noche de teatro y que es exigente. Le gusta el buen teatro y sé que cuando hay algo que no le gusta te lo hace saber, pero la verdad es que siempre es un gustazo que se acuerden y piensen en nosotros y nos traigan al festival.

Habla de la exigencia del público. ¿Ha notado el auge del teatro? Se dice que hay más afluencia que nunca.

Cuando las cosas están bien hechas funcionan, y si un espectáculo es bueno también. Además, el teatro es mucho más especial que el audiovisual y, quizás, la gente le esté dando más importancia a eso: a ver un espectáculo en directo, a la magia de que se apaguen las luces de una sala, se ilumine el escenario y haya ahí un grupo de gente, a lo que era el cine cuando se llenaba. Ahora se ha convertido en algo que consumes hasta en el autobús, cuando vas viendo el capítulo de una serie o una película. El teatro es una experiencia única y especial, irrepetible, porque aunque vayas a ver una función dos veces nunca es la misma. Somos humanos y eso hace que sean diferentes. Eso hace que el espectáculo sea único.

18

Pepón Nieto en San Javier con ‘La comedia de los errores'

Además, adaptan a clásicos como Shakespeare y los acercan al público de ahora. ¿Es complicado hacer eso en 2023?

Para nada. Siempre se ha tratado de adaptar textos clásicos. Igual hay alguno en el que se hacen los textos íntegros hasta la última coma, pero creo que el sentido que tiene hacer un clásico es revisitarlo, revisionarlo, darle una vuelta, mostrar otro punto de vista y, desde luego, acercarlo, hacerlo entendible, y contar que las pasiones que mueven al ser humano y al mundo al final son las mismas, por mucho que vivamos en una sociedad moderna. El amor, los celos, la traición… todos los sentimientos son los mismos y el ser humano se mueve en los mismos parámetros. Hacer Don Juan Tenorio tal y como se escribió puede estar muy bien, pero como espectador me interesa algo nuevo, que haya un punto de vista que no haya descubierto o que un director cuente la historia con su sello personal.

Buena parte del público te identifica como el actor de Periodistas o Los hombres de Paco, pero no todo ha sido comedia.

Entiendo que me he movido principalmente en la comedia. Pero bueno, a mí no me parece mal. Es mucho más difícil que hacer drama: exige una disciplina totalmente distinta. Estoy muy satisfecho de que se conozca mi trabajo partiendo de la comedia porque significa que se divierten conmigo y les gusta lo que hago.

"El de aquí es un público exigente. Cuando hay algo que no le gusta te lo hace saber"

De hecho, se te tiene un cariño especial por ese tipo de papeles.

Eso hace que me sienta muy agradecido con el público. Soy un afortunado porque llevo más de 30 años en esta profesión y no me ha faltado el trabajo. No sé a dónde mirar ni a quién dar las gracias: vivo de lo que me gusta, disfruto de mi trabajo cada día. No hay mejor sitio para estar que encima de un escenario. Eso hace que mi vida y mi trabajo sean la misma cosa y que no me cueste trabajar. Lo vivo con la más absoluta ilusión, con la misma que tenía cuando empezaba.

Feliz porque vean en él "talento suficiente para este premio"

Lo dice Pepón Nieto -«la comedia exige una disciplina totalmente distinta al drama»- y ya lo decía Cantinflas: es mucho más complicado hacer reír que llorar. Las carcajadas fueron constantes anoche en el Auditorio del Parque Almansa durante la representación de La comedia de los errores. El reparto aportó a la adaptación de Shakespeare mucha improvisación, con sus «ocurrencias sobre la marcha».

A eso juegan con este ‘espectáculo ágil y espontáneo: «A recoger lo que el otro te da y trabajamos todos juntos, en una misma dirección, pero cada uno desde su sitio». Después, llegaron las ovaciones cuando se entregó al malagueño el Premio del 53 Festival Internacional de Teatro, Música y Danza de San Javier. Se mostró sumamente agradecido en declaraciones a La Opinión: «Este es un premio que se viene dando desde hace muchísimo tiempo y que ya se ha otorgado a compañeros a los que admiro profundamente», explicó.

Entre esos nombres destacó a Verónica Forqué, que falleció en diciembre de 2021 tras toda una vida dedicada a las artes escénicas. Nieto no se «imaginaba» que se lo «iban a dar», por lo que estaba «completamente feliz», más, si cabe. «No me esperaba que pensaran en mí para este premio, que me crean merecedor de él», decía con ese toque simpático y humilde que siempre ha transmitido al público. De hecho, subrayó: «Es increíble que hayan pensado, y piensen, que tengo el suficiente talento como para poder recibirlo, para entrar en la lista junto a esos actores maravillosos que ya lo recibieron».

Algunos de ellos son Núria Espert o la bailaora Sara Baras. Como ya decía, no le importa que se le asocie a la comedia, aunque haya trabajado otros géneros, y siente el cariño de la gente, aunque asume que muchas veces creen que es como lo que ven: «Los personajes que hago están escritos, realmente no soy tan gracioso, pero hay guionistas fantásticos. Creen que soy como ese policía bueno, súper familiar. Tengo mis virtudes y mis defectos». Sin duda, una de las primeras es la de saber actuar.