Premios

Marta Nieto triunfa en los Premios Max por su papel en 'La infamia'

La actriz murciana recibe el galardón de Artes Escénicas ‘ex aequo’ con Marina Salas por su interpretación de la periodista mexicana Lydia Cacho

Marina Salas y Marta Nieto.

Marina Salas y Marta Nieto. / Efe

Adrián González

Adrián González

Suma y sigue. La trayectoria artística de la murciana Marta Nieto dio este lunes por la noche un nuevo salto tras ganar el Premio Max de las Artes Escénicas a Mejor actriz por su papel en La infamia, en la que interpreta a la periodista mexicana Lydia Cacho. Galardón ‘ex aequo’ compartido con la intérprete catalana Marina Salas, ambas se subieron emocionadas al escenario del Gran Teatro Falla de Cádiz tras ser nombradas como ganadoras. 

«Cuando empecé a estudiar Arte Dramático, este lugar era lo que quería ser, era la representación de esa actriz a la que yo quería parecerme. Nunca había soñado que, si un día estaba aquí, sería con un premio como éste», dijo Marta Nieto. Aseguró que La infamia es «una historia en la que creo profundamente, haciendo honor y honrando la historia de Lydia Cacho, su coraje y su valentía». 

Mujer en obras.

Nominada al Goya a Mejor Actriz por Madre -del cineasta Rodrigo Sorogoyen-, ganadora a Mejor Actriz en la sección Horizontes del Festival de Venecia y en los Premios Forqué (también por Madre), hacía tiempo que Marta Nieto no hacía teatro. Presentó el espectáculo a mediados del pasado mes de noviembre en el Teatro Romea de Murcia, y es una adaptación de una obra de la periodista Lydia Cacho en la que relata su secuestro tras destapar una red internacional de pedofilia y explotación sexual de menores. 

Durante el discurso de anoche Marta Nieto se acordó de todo el equipo que forma parte de la obra, entre ellos el director, José Martret. «Quiero seguir trabajando contigo para siempre», dijo la intérprete murciana. La intervención la cerró con un fuerte «¡Viva La infamia, viva Lydia Cacho!», antes de fundirse en un abrazo con Marina Salas ante el atronador aplauso del público que abarrotaba el Gran Teatro Falla.

Marta Nieto, durante su interpretación en el teatro.

Marta Nieto, durante su interpretación en el teatro. / L.O.

La infamia, dirigida por Martret, es una adaptación del libro Memorias de una infamia (2007), en el que Cacho cuenta sus orígenes, su trayectoria incasable en defensa de los derechos humanos y el secuestro que su compromiso social le supuso. En concreto, la mexicana sufrió las consecuencias de denunciar, con nombres y apellidos, a los principales responsables de la compraventa de niñas y mujeres, así como de denunciar la corrupción, la violencia y la complicidad de las autoridades de su país. 

La propia Cacho, quien estuvo dando una charla en Murcia un día antes de que se representase la obra en el Romea, ha participado en el proceso creativo de la obra, desde su colaboración en la escritura de la versión teatral al asesoramiento en los ensayos. 

«Estaba convencida de que el lenguaje teatral es perfecto para contar esta batalla, pero debía ser con alguien como José Martret, no solamente porque su propuesta en escena es excepcional y poderosa, también porque es un director que entrega el corazón a la historia. Las actrices -tanto Marta Nieto como Marina Salas- han sido también fundamentales», aseguró.

Por otra parte, Runa y Cucaracha con paisaje de fondo... fueron las obras que más destacaron en la noche de este lunes al alzarse con dos galardones, de los tres a los que optaban en la XXVI edición de los Premios Max, que otorga la Fundación SGAE.

Runa, el espectáculo de Lali Ayguadé por el que la intérprete estaba nominada a mejor coreografía y mejor intérprete de danza se ha llevado dos a casa; el tercero, a mejor intérprete masculino no ha podido ser. Mientras que Cucaracha con paisaje de fondo se alzó con el maximino a mejor autoría revelación para Javier Ballesteros y mejor espectáculo revelación para