Como un tornado de dolor, pasión, nostalgia, pero también de alegría y optimismo. Andrés Suárez desbordó este sábado de intensidad el municipio de Blanca con su música ante centenares de personas que se dieron cita en el campo de fútbol de la localidad murciana. A través de casi dos horas con canciones que forman parte de toda su trayectoria, el gallego firmó "una noche inolvidable" tanto para él, como para su grupo como y todos los asistentes. 

Blanca tenía ganas del gallego y el gallego tenía ganas de Blanca. "Es un privilegio estar en un pueblo de palabra", decía el cantautor a los presentes. Suárez explicaba que hace unos meses estuvo en la localidad blanqueña para presentar su último libro. "Canté todas las canciones que me dejasteis y yo dije que yo quería venir aquí a tocar con mi banda. Por allí estaban entonces algunos miembros del Ayuntamiento. A la semana siguiente, sonó el teléfono y era para tocar aquí este día. Y estoy muy agradecido por ello".

Andrés Suárez, durante su concierto en Blanca. Adrián González

Su actuación formaba parte de las actividades por la Semana de la Juventud que ha organizado este año la Concejalía que dirige el edil Javier Egea antes de que este lunes, 8 de agosto, den comienzo las fiestas patronales en honor a San Roque, que se prolongarán hasta el próximo día 16.

Suárez arrancó la noche con su guitarra con temas como Te doy media noche, Necesitaba un vals para olvidarte, Cuando baja la marea o Calella. Con el paso de los minutos y las canciones gallego iba ganando "confianza" con el público murciano: "Acho, qué calor", decía a los asistentes entre risas. "Ahora mismo hace más calor en Madrid que aquí", ironizaba.

El coruñés no dejó pasar la oportunidad de dar las gracias a todos los asistentes al concierto y recordó que, tras dos años y medio, "volvemos a reír, a llorar, a abrazarnos, y a reír a carcajadas en un concierto. Estamos volviendo a la vida y yo no vuelvo a la vida tanto que cuando estoy de concierto", confesaba. 

Y entonces llegaba el momento más íntimo de la noche. Suárez se sentaba en el teclado para interpretar, junto a un virtuoso Marino Sáiz al violín, el tema Voy a volver, uno de los más reconocidos del cantautor de Ferrol. También le llegaba el turno a Benijo, tambiéntocada a teclado, o Como llueve en Sevilla.

Andrés Suárez, junto a Marino Sáiz interpretando 'Voy a volver' Adrián González

Aparte de Suárez, uno de los protagonistas de la noche fue también su técnico de sonido, Vicente Cano, vecino de Blanca y que a lo largo de la noche se llevó más de una ovación del público cada vez que el gallego recordaba que tenía a uno de los suyos en su equipo. Incluso sus vecinos y amigos corearon su nombre en varias ocasiones.

Ya había transcurrido gran parte del concierto cuando el público se vino arriba con Nina, canción de su último disco y una de las más personales del artista. Pero también hubo ocasión para recordar viejos temas que el artista lleva cantando desde hace años a lo largo y ancho de la geografía española, como Números cardinales, Vuelve, No diré o A media estrella.

Antes de que el concierto ganara en intensidad con el tema Dime a qué has venido, Suárez no dejó pasar la oportunidad de reconocer el cariño que le tiene a esta tierra y, sobre todo, a un artista murciano: el molinense Diego Cantero, líder de Funambulista, y con el que comenzó cantando en garitos y bares con apenas un par de personas cuando ambos comenzaban sus carreras musicales. El célebre Ya verás de Funambulista con la colaboración de Suárez ya es uno de los temas más reconocidos en la historia del pop español.

Uno de los momentos del concierto de Andrés Suárez en Blanca. Adrián González

El cariño a la Región de Murcia

 "Murcia es una de las tierras en la que más cantautores hay y, para mí, Diego es de los mejores. Y encima es amigo mío. Lo quiero mucho", expresaba ante la ovación del público. 

La energía de la aclamada No saben de ti levantó los brazos y aplausos de los asistentes, así como los bailes con el folk gallego de Así fue.

"Qué bien me lo estoy pasando. Echaba mucho de menos estos momentos", reconocía el cantautor ante la llegada de los últimos temas más rockeros y canallas, como No te quiero tanto o El corazón me arde.

Andrés Suárez, con los componentes de su banda tras el concierto.

Con la canción 320 días, el público sacaba los móviles de su bolsillo y con sus linternas alumbraba el escenario. Un momento mágico que llegó a su fin con Despiértame, el último tema que Suárez y su banda interpretó ante un público entregado al gallego, que prometió volver pronto con la publicación de su noveno disco en unos meses.

El coruñés firmó discos, camisetas y libros a sus fans tras el concierto, ya de madrugada. Adrián González

Y, por si no hubiese sido bastante para sus fans, el artista salió tras el concierto ante el público, ya de madrugada, para firmar discos, camisetas y libros. Confesó que era algo que no hacía desde hace tiempo, pero que en Blanca quería hacerlo porque se sentía como en casa. Sin duda, fue una noche inolvidable tanto para el propio Suárez como para sus seguidores.