Kiosco

La Opinión de Murcia

Música

Al Dual: "No hay mejor escenario que la universalidad de las buenas canciones"

"‘Reel to reel’ podría haber sido una recopilación de canciones de artistas pioneros; no se hizo con esa intención, pero, a vueltas pasadas, así lo vemos"

Al Dual en el Club Malasaña de Madrid. l.o.

Reel to reel (2022) es un disco imprescindible. Una superproducción pertrechada de wall of sound que recoge un intenso trabajo tanto de composición como de producción, mezcla y mastering en el que han intervenido los ingenieros Cherry Casino, Santi Quizphe, Jorge Pérez y Álex Carretero, además del productor Nigel Walker, como coautor incluso de alguno de los cortes. Su autor, el carmelitano Al Dual, se encuentra presentándolo en una gira por salas que va de sold out en sold out y que mañana llega por fin a Murcia, a Garaje Beat Club. Porque este ha sido uno de los discos más esperados en los últimos tiempos. Su grabación empezó en Berlín y terminó en Memphis, y su lanzamiento se ha dilatado durante tres años debido precisamente a la laboriosa y ardua tarea de producción. El tiempo dirá que se trata de un nuevo Pet Sounds en clave rocanrolera. Lo hablamos con él.

Por fin, tras unos años preparándolo con mimo y cuidado, se ha publicado Reel to reel. ¿Satisfecho?

Nunca quedas satisfecho con ningún trabajo, aunque he de decir que dimos todo lo que teníamos entonces. Es un trabajo elaborado con mucho cariño y respeto a los pioneros.

El proceso de elaboración de este disco ha durado casi tres años, y ha abarcado diferentes estudios (de Berlín a Memphis). ¿Ha sido por voluntad propia o debido a las circunstancias?

Ambas, diría yo. Primeramente por el tema de la pandemia, y después porque quise llevarlo más allá. Trabajamos sin descanso durante todo el tiempo en que duraron las restricciones, abriendo todos los proyectos nuevamente y trabajando cada corte como merecía. Hemos trabajado en seis estudios con distintos ingenieros, según los requerimientos técnicos y sonoros.

El título de Reel to reel imagino que viene del proceso de grabación. ¿Qué buscabas exactamente?

Buscaba un disco que fuera híbrido, que llegara a todos los públicos y que tuviera un sonido analógico, pero también digital, con vuelta en el mastering al sistema tradicional; esa era la intención: que tuviera un inicio y retorno final en bobina abierta. De ahí viene el título de este trabajo, Reel to reel, carrete a carrete.

El sonido es impresionante. ¿Cómo lo has conseguido?

La verdad es que quedamos muy contentos con el resultado. ¿Cómo se consigue? Yo lo único que sé es que trabajamos muy duro para que así fuera, dándole vueltas una y otra vez a cada tema, haciendo docenas de mezclas y de masterings de una misma canción en diferentes estudios simultáneamente; nunca nos conformábamos con ninguna, buscamos en ocasiones la mezcla y mastering perfecto, y eso nunca llegó, y para mí fue bastante frustrante.

¿Qué referencias se han tenido a nivel sónico para construir el álbum?

A nivel sonoro hay discos que son referencias y que tuvimos en cuenta, como el disco de Elvis G.I. Blues (1960), con una producción de RCA de principios de los sesenta, con aires latinos en ocasiones, percusión, sección de coro y orquesta sinfónica.

Parece que se ha hecho al estilo de las producciones de Nashville. ¿Dónde radica la esencia de Reel to reel?

Radica sobre todo en las producciones de Owen Bradley en Nashville, en los trabajos que provenían desde el corazón del Music Row, en esas producciones crujientes, espaciadas y ultra arregladas. También en las producciones que se registraban en los estudios de RCA / Estudio B comandadas por Chet Atkins. Sin descartar las producciones del gran eje de todo esto, Spector en los Gold Star.

Has ejercido de compositor, arreglista y, en cierta manera, de productor. ¿Qué te interesaba del wall of sound?

Me interesa la experimentación musical, los doblajes de instrumentos y la magia de entremezclar secciones instrumentísticas entre sí. Todo ello, claro, para extraer nuevas sonoridades. Así hicimos con When I was younger, y el resultado ha sido increíble: cuerda mezclada con sección de metales, multidoblajes de pianos y baterías y, sobre todo, la sección de graves, con bajo, contrabajo y fagot mezclados entre sí junto a una guitarra baritono muteada hacia el clásico ‘tic-tac bass’. Esto último es algo que pocas veces se utiliza y que solo puedes escuchar en míticas producciones selladas bajo el concepto sonoro de ‘muro de sonido’.

¿Podrías citar algunos discos de estas características que te hayan atrapado?

El primer álbum de Jack Nieztche para la disquera de Sinatra (Reprise), The lonely surfer (1963). También discos de Roy Orbison en la época de Momument Records. Posteriormente y cronológicamente, Pet Sounds (1966) de Brian Wilson (The Beach Boys) y, sobre todo, lo que se venía haciendo a principios de los años sesenta con artistas de la talla de Neil Sedaka, Brenda Lee o Paul Anka.

When I was younger es una de las canciones más logradas del álbum, una superproducción, incluso en lo económico. ¿Cuál fue la génesis de esta canción y cómo se ha transformado hasta el final?

Fue una canción escrita en una época de muchos cambios y con un corazón enamorado (creo que es imposible escribir una balada sin estarlo...). Es una auténtica reválida de amor. En nuestro caso, quisimos encajar estilísticamente la música y la lírica, apoyados en un medio tiempo que apenas durara dos minutos y en el cual pasaran muchísimas cosas (a nivel sonoro) y que esas fueran extremando y escudriñando a su paso la lírica hacia una explosión de sentimientos, hacia el tutti final, todo en un tiempo récord. Una canción que trabajamos con todo el tiempo, amor y respeto a las grandes producciones y pioneros del rock.

El espíritu de Buddy Holly parece estar muy presente en este disco que, a su vez, es un auténtico muestrario de las distintas versiones del rock and roll, y donde hay homenajes a Bo Diddley, Chuck Berry, Little Richard y Elvis, al que pareces referenciar en She cries from Mexico. ¿La diversidad ha sido algo estudiado?

Podría haber sido una recopilación de canciones de artistas pioneros; no se hizo con esa intención, pero, a vueltas pasadas, así lo vemos. Es un claro homenaje a los artistas que revolucionaron la música primigenia de los años cincuenta y sesenta.

A Elvis le iba muy bien con sus películas. A ti, que tienes una imagen muy poderosa, ¿no te han tentado con el cine?

[Risas] Me encantaría hacer cine, por supuesto, pero sobre todo bandas sonoras. Admiro muchísimo el trabajo de los compositores clásicos... También me fascinan los trabajos de autores modernos como Óscar Navarro y Alicia Morote (me encantaría trabajar un disco más sinfónico junto a ellos). Me fascina el mundo de la composición, de los arreglos orquestales, de la producción, etc. Estaría abierto a cualquier propuesta que tenga que ver con musicar para la gran pantalla. Me encantaría trabajar y enfocar propuestas audiovisuales de cierto pesaje; me enamora la música para cine, las grandes orquestas, y también las leyendas negras...

Por cierto, ¿qué nos puedes decir de tu participación en el Festival Sombra, donde tocaste en directo la banda sonora de la pelícual Vampyr (1932)?

El proceso de composición de ese trabajo fue el más minucioso y abstraído de toda mi carrera. Apartado y recluido, fui eliminando todo elemento musical convencional a través de un largo periodo de bagaje compositivo. Esta vez, y a diferencia de escribir para otros estilos con guitarra, utilicé el piano para extraer ecos y conceptos musicales distintos, apoyado en corrientes musicales como el expresionismo. Música llena de contrastes expresivos, melodías disjuntas, líneas frenéticas, en algunos casos grandes saltos de tono con gran tensión y dramatismo... Todos los pasajes están escritos bajo un escenario parco, en plena pandemia mundial, una época de enfermedad, frustración y muerte, y rematados sobre un escenario de lucha social, de grandes choques ideológicos y guerra.

Tienes la agenda repleta de fechas. ¿Qué tal está discurriendo la gira?

Esta vez quisimos comenzar desde el principio con una gira de salas con la que pudiéramos acceder a todo tipo de público y llevar nuestra música en directo a todos los rincones del país, de manera orgánica y natural. El repertorio está funcionando muy bien, con canciones renovadas y algún que otro nuevo adelanto.

De hecho, es la primera vez que hacéis una gira en salas. ¿Cómo está siendo la experiencia? ¿Qué te estás encontrando?

Está siendo una experiencia increíblemente fantástica, con casi todas las fechas con el cartel de ‘Entradas agotadas’. Estamos aprendiendo a manejar un proyecto y una gira autogestionada y continua, algo que nunca hicimos y que teníamos pendiente.

¿Qué repertorio estás mostrando?

Estamos mostrando principalmente las canciones de Reel to reel, además de temas de álbumes anteriores y muchísimo material inédito del próximo disco.

¿Vais a hacer festivales? Se echa en falta a Al Dual en el cartel del Azkena Rock Festival... ¿Os han llamado?

Por el momento tenemos cerrados unos cuantos festivales para este año 2022. Respecto al Azkena y otros festivales nacionales, nos encantaría tocar y presentar nuestra nueva propuesta.

¿Qué falta para llegar a oídos del gran público? ¿Qué planes tenéis?

Trabajar sobre un disco de grandes composiciones. No hay mejor escenario que la universalidad de las buenas canciones.

Compartir el artículo

stats