Tras dos años sin nadie en el cargo, el Museo Ramón Gaya de Murcia está cerca de tener nuevo director. Y es que el tribunal encargado de valorar las siete candidaturas finalistas ya tiene una resolución: con 35,5 puntos sobre 40, el artista Rafael Fuster ha sido propuesto como nuevo responsable de este espacio, situación que coloca al murciano como ganador del concurso por encima de Nacho Ruiz, codirector de la galería T20 (31,5), y Soledad Pérez Mateo, conservadora del Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena (27). El resto de aspirantes son Blanca Escobar Mengual, actriz y gestora cultural; Rodrigo Carreño Río, historiador del arte y crítico; Jonathan Gálvez Abellán, historiador y gestor cultural, y Sofía Martínez Hernández, galerista y directora de Léucade.

Nacido en Murcia en 1978, Fuster es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada (promoción de 2002) y se doctoró en la Complutense de Madrid. A lo largo de su trayectoria ha pasado por Venecia, donde estuvo residiendo durante unos cuentos meses en 2011 con una beca internacional para trabajar en los talleres de Forte Marghera, y París –unos años más tarde–, ciudad a la que acudió para formarse en el Colegio de España de la Ciudad Internacional Universitaria. Actualmente reside en la huerta, en Santomera, donde tiene su estudio y trabaja principalmente la escultura. También desde allí prepara sus proyectos como comisario, que le han llevado a estudiar (y presentar) la obra de Gaya en numerosas ocasiones; la última, en octubre del año pasado, cuando comisarió en el museo de la Plaza de Santa Catalina una muestra titulada Obra escogida, que recorría la vida del murciano desde su primer óleo hasta el último, pintado meses antes de morir.