La escritora Anne-Hélène Suárez fue galardonada este lunes con el Premio Nacional a la Obra de un Traductor, mientras que Helena Cortés reibió el galardón a la Mejor Traducción por El diván de Oriente y Occidente (Oficiona de Arte y Ediciones, 2020), de Johann Wolfgang von Goethe.

Así lo anunció ayer el Ministerio de Cultura y Deporte en un comunicado en el que el jurado reconoce a Suárez «su gran labor de difusión de la literatura china en España». «En concreto –añaden– por sus traducciones de obras clásicas acompañadas de introducciones para contextualizarlas, otorgando una enorme importancia a las claves culturales, históricas y sociales de la obra original, lo que permite al lector aprehenderlas en toda su dimensión».

De Cortés destacan la «especial complejidad» que supone la citada traducción, «pues en la base de la parte poética del libro se encuentran poemas del mundo oriental, sobre todo del persa, aunque también del turco y el árabe, así como suras del Corán y otros». El jurado señala también que esta obra de Goethe es un «texto clásico» que se traduce por primera vez íntegro a nuestro idioma, «respetando la forma del original alemán, que, a su vez, se basa en las formas de la poesía persa». «Se trata de un gran reto filológico para la lengua castellana por sus elementos rítmicos y métricos, cuya incorporación enriquece el canon de nuestra literatura», aseguran.

El Premio Nacional a la Obra de un Traductor tiene como objeto distinguir el conjunto de la labor realizada por un traductor o una traductora española, sea cual sea la lengua o lenguas utilizadas en el desarrollo de su labor. Por su parte, al Premio Nacional a la Mejor Traducción optan las obras literarias traducidas y publicadas por traductoras o traductores españoles el año anterior.