El Palabrario

Mujer

Charo Guarino

Charo Guarino

Charo Guarino

Charo Guarino

Derivado del latín mulier, está relacionado con mollis (blando, suave, flojo), de donde también deriva ‘muelle’ (moldeable, flexible), que sustantivado hace referencia a la pieza elástica helicoidal o espiral que tiende a recuperar su forma tras ser sometida a presión o estiramiento. Cabe distinguir el anterior adjetivo -que también puede significar ‘acomodado’ y hasta ‘indolente’ -así en ‘vida muelle’-) y su sustantivación, de otro sustantivo homónimo referido a puerto de carga, que proviene de moles (masa, peso, carga). Las mujeres llevamos el sambenito de tener un humor cambiante: Virgilio escribió varium et mutabile semper femina, y Verdi la donna è mobile, qual piuma al vento… El llamado ‘sexo débil’ se relaciona con lo cálido y lo húmedo, frente al varón (vir en latín), relacionado con vis, la violencia, la fuerza bruta, la rudeza, lo frío y lo seco.

Sin duda el idioma modela el mundo, y también es reflejo de él, y por lo tanto no es algo fijo e inmutable, sino que distintos factores, entre los que se encuentran cuestiones de tipo lingüístico, sociológico e histórico, influyen en sus cambios. En lo referente a hombres y mujeres es especialmente complejo, pues lo relativo al sexo ha sufrido notables variaciones, y de la dicotomía tradicional entre masculino y femenino y los estereotipos generales correspondientes a estos, se ha pasado a una resbaladiza profusión de opciones en las que se hace mención al género (como cisgénero, transgénero, género fluido o género no binario), o al sexo (pansexual, intersexual, homosexual, transexual…).