Guiso tradicional de extraordinario sabor y aroma, super apetecible en cualquier momento y para todos los públicos. Esa salsa gordita que resulta de la cocina a fuego lento es una delicia, habría que hacerle un monumento, je, je...

Ingredientes

900 g. de sepia, 

1 cebolla, 

2 dientes de ajo, 

1 hoja de laurel, 

3 cucharadas soperas de aceite de oliva, 

3 cucharadas soperas de salsa de tomate de calidad, medio vaso de vino blanco, 

300 ml. de caldo de pescado o verduras, sal, 1 patata grande por persona, 

zanahorias,

guisantes al gusto 

y perejil fresco.

Elaboración

1. Picamos la cebolla muy finita y rehogamos en una cazuela con tres cucharadas de aceite de oliva.

2. En cuanto comience a dorar agregamos los ajos laminados, el perejil picado y el laurel.

3. Añadimos el vino blanco y dejamos evaporar.

4. Ponemos la salsa de tomate, mezclamos y dejamos reducir un par de minutos.

5. Agregamos las sepias limpias y troceadas y las zanahorias en trozos. Mezclamos.

6. Vertemos el caldo de pescado o verduras, tapamos y dejamos cocinar a fuego lento hasta que la sepia esté blandita.

7. A media cocción, añadimos las patatas, chascadas ( para que suelten su almidón y espesen la salsa).

8. Rectificamos la sal si fuese necesario. Añadimos los guisantes los últimos minutos de cocción.

9. Dejamos reposar el guiso 10 minutos y servimos.