Tenéis que probar este pastel elaborado al horno. ¿Cómo describirlo con palabras para conseguir que guardéis la receta para probarla cuándo mejor os venga? Soberbio. Con una textura mousse que enamora, una suavidad y punto de cremosidad y dulzor.... Increíbles. Os lo recomiendo al máximo. Ya me contaréis.

Ingredientes

150 g. de chocolate negro para repostería, 60 ml. de nata para montar, 4 huevos XL, 290 g. de azúcar, 500 g. de queso mascarpone, 400 g. de queso crema ( de buena calidad ) y 1 cucharada sopera de vainilla de Madagascar ( Dr. Oetker ).

Elaboración

1. Derretimos al baño María el chocolate troceado junto con la nata. Dejamos templar y reservamos. Montamos los huevos con unas varillas a velocidad máxima durante 4 minutos y seguimos batiendo a velocidad máxima y añadimos el azúcar poco a poco, batiendo un minuto más.

2. Bajamos la velocidad y añadimos el chocolate derretido con la nata que teníamos reservado. Una vez se integre aumentamos la velocidad de batido durante medio minuto más. Añadimos el queso mascarpone. Mezclamos y de nuevo, aumentamos unos segundos la velocidad de batido, y agregamos la vainilla de Madagascar y el queso crema. Batimos enérgicamente, hasta obtener una crema sin grumitos, uniforme y con todos los ingredientes bien integrados.

3. Forramos un molde redondo desmontable con papel vegetal y vertemos la masa obtenida y metemos al horno precalentado a 180 grados y horneamos a esta temperatura durante 1 hora aproximadamente. ( En la última parte del horneado cubrimos nuestro pastel con una lámina de papel de aluminio para que no se tueste en exceso). Apagamos el horno y dejamos que el pastel se temple dentro de su molde. Luego lo metemos al frigorífico y desmoldamos en frío. Espolvoreamos con un poquito de azúcar glas y servimos.