Ron Lalá regresa al Teatro Romea de Murcia este fin de semana con Andanzas y entremeses de Juan Rana, obra con la que rescata del ostracismo al «gran comediante del Siglo de Oro», Cosme Pérez, más conocido como Juan Rana. En concreto, la compañía madrileña llevará a escena una selección de entremeses de los grandes autores de la época –como Calderón de la Barca y Agustín Moreto, entre otros– con los que propone un divertido encuentro con el citado autor.

La obra, dirigida por Yayo Cáceres y versionada por Álvaro Tato, se podrá ver este sábado a partir de las 19.00 horas con un reparto que incluye a clásicos actores de esta compañía como Juan Cañas, Íñigo Echevarría, Daniel Rovalher y Miguel Magdalena, a los que se ha unido para este proyecto el también intérprete Fran García.

En palabras de Álvaro Tato, Juan Rana fue, efectivamente, un gran comediante del siglo de Oro, que demostró una gran resistencia intelectual y moral en su época, para reírse de sí mismo pero también del resto, y que va desde lo más trascendente hasta lo más bajo. El dramaturgo reconoce que su humor «prácticamente surrealista» se puede asemejar al de José Luis Cuerda, Monty Python o Les Luthiers, hasta el punto de que se le puede considerar «el precursor del humor español, del humor en verso, del humor poliédrico multicolor y transversal», que estaba ahí, pero al que todavía no se le había «dedicado prácticamente ningún espectáculo completo». Por suerte, y con la ayuda de la Compañía Nacional de Teatro Clásico –que cooproduce este montaje–, ahora podremos «transitar por su vida y sus obras».

Por su parte, Yayo Cáceres asegura que Andanzas y entremeses de Juan Rama es una «apuesta clara por el humor y la risa, una apuesta clara porque el espectador se lo pase bien». Además, avanza, se mantiene el sello de la compañía de contar con música en directo durante las representaciones; un hecho que, sumado al tono cómico del montaje, sin duda será capaz de sacar una sonrisa al público que pueble el patio de butacas del Romea. «El teatro nos debe sacar de esta especie de tristeza que tenemos;es una oportunidad para derrotar a esta situación que vivimos actualmente», asegura el director del montaje, que defiende la necesidad «más que nunca del teatro» como arma para «derrotar la ‘peste’ que estamos viviendo». En este sentido, Cáceres garantiza que los teatros son «lugares seguros, que, además de ser un motor cultural, deben ser un motor económico para una parte importante de los integrantes de las artes escénicas».