Bantastic Fand es una banda de rock fronterizo radicada en los alrededores de Cartagena, donde se han montado una especie de ‘Laurel Canyon’, ese barrio de Hollywood Hills, en Los Ángeles, al que se mudaron a partir de 1965 decenas de jóvenes músicos y bandas como The Byrds, Buffalo Springfield, Jim Morrison, Eric Clapton, Fleetwood Mac, The Mamas & The Papas... Sin embargo, los Fand son un poco ‘el último mohicano’, una formación única, solos en un mundo extraño. Una especie de resistencia poética, pero sin ninguna pompa o vocación redentora. Aunque sí que hay una intención de consuelo, sobre todo el que nos proporciona la belleza de las cosas sencillas, algo que intentarán transmitir esta tarde en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia a partir de las 20.00 horas. 

Por suerte, la banda –formada Nacho Para (voz, armónica y acústica), Paco del Cerro (batería, banjo y mandolina), Fernando Rubio (voz y eléctrica), Chencho Vilar (bajo), Carlos Campoy (piano, hammond) y Paloma del Cerro (voz y percusión)– posee un refinado gusto musical, y sabe proyectar la emoción a través de firmes canciones selladas por su inconfundible estilo americana music.

El álbum más reciente de Bantastic Fand, Somebody´s World (Perdición, 2019), de nuevo autoeditado y producido a medias por los propios Nacho Para y Fernando Rubio, es un disco entrañable, entre lo mejor del género hecho en los últimos años, emotivo, con un poso de melancolía y esperanza que recubre hasta el último surco y sitúa a la banda en otro nivel. Su paleta de colores se ha ampliado, su estilo es más abierto y coral, y exploran también nuevos territorios sonoros, con guiños a los Beatles, a Django Reinhardt y a la música africana. Ahora toca presentarlo.