Marcelo Criminal llegó al público masivo a través de la versión que hicieron Carolina Durante y Amaia de su Perdona (ahora sí que sí). Con su pop sencillo, minimalista y hasta inocente -aunque decepcionado, mostrando rabia no exenta de ironía («he estudiado Química muchos años para poder concluir mis atentados», canta cual Unabomber)-, Marcelo encarna los preceptos del indie y el movimiento Do-It-Yourself en su nuevo disco, Momento de auténtica realidad, publicado por el sello madrileño Sonido Muchacho y producido, como habitualmente, por su colaborador Álex López (El Nuevo Acelerador).

Dentro de lo que se podría denominar pop minimalista de baja fidelidad (canciones que no suelen llegar a dos minutos ni superar los tres acordes más repetidos del pop, y cuyo sonido es más demo que otra cosa), las trece pistas del primer disco largo del murciano no llegan a la media hora de duración, pero esta vez el sonido es más pulido que el de su inicial y característico lo-fi descacharrado, y tratan el amor y la rebeldía desde un prisma casi adolescente. Imbuido por el espíritu de Beat Happening, Daniel Johnston o Magnetic Fields, Marcelo Criminal suena ahora confiado, con un desmedido talento expresivo, y su libertad creativa es deslumbrante. ¿Puede eso hacerlo cualquiera? Sí, cuando no hay barreras, cuando el indie posee el sentido original que acabó perdiendo por el camino.

¿Tenías ganas de sacar un LP?

No especialmente. Es la tercera referencia que saco en físico, y para mí todas son 'discos'. La duración no me preocupa especialmente.

Tengo la impresión de que tanto Álex cómo tú buscabais desprenderos de corsés y avanzar. Parece que habéis formado un buen equipo. ¿Qué objetivos había a la hora de plantear estos Momento de auténtica realidad

En cada canción que hacemos aprendemos algo nuevo que aplicaremos a la siguiente; después de casi cuatro años sacando música y trabajando juntos, nuestra visión de la producción, la música y de este proyecto en concreto ha madurado mucho, y creo que el disco lo muestra. Nos sentimos más confiados con respecto al trabajo que hacemos. El título responde a mi intención de que se interpretase el disco como un breve informe acerca del mundo real.

¿Querías conseguir esta vez algo específico en cuanto al sonido, que sonara más redondo? ¿En qué medida disfrutas del proceso de grabar?

No había, creo, ninguna pretensión original, pero sí acabamos incorporando más sonidos 'analógicos'. Grabar me divierte, y estimula muchísimo, aunque a ratos pueda ser agotador...

Trata de definir el disco: su significado, su sonido€

Intenté hacer un disco que hablase de cosas que le pudiesen interesar a la gente y que les motivase a prestar atención a su alrededor. Y también suenan varias guitarras eléctricas y algunas baterías.

¿Quién vacía España? es una canción sobre el tranvía de Murcia. ¿Qué te ha llevado a escribirla?¿Quién vacía España?

Tenía diez años cuando se inauguró el tranvía y comenzaba el proyecto imperial de la Murcia de los centros comerciales, que se truncó muy rápidamente con la crisis económica. Todavía vemos los restos del crack de la burbuja inmobiliaria en nuestro día a día, y en esta canción, que es la primera y sirve de introducción al disco, quería señalar los orígenes de la situación actual.

¿Tienes una relación de amor/odio con esta ciudad? ¿Bicimur

Me encanta Murcia, pero eso no me impide ser crítico, y hay muchas cosas que no me gustan de este sitio. Bicimur es más optimista y alegre, pero no creo que sea cuestión de caras; es un sentimiento único y complejo.

En Momento de auténtica realidad

No creo que vuelva la canción protesta ni, en mi caso, nace especialmente fruto de la decepción, sino de la voluntad de hablar de las cosas que le pasan a la gente.

¿Te ves como un cantautor antisistema? ¿Crees que en el pop también debe existir un grado de compromiso? ¿Qué te molesta de lo que te rodea?

Muchos elementos del sistema me irritan, pero no creo que pueda decirse que soy un 'cantautor antisistema'. Participo de la terrorífica industria musical como cualquier otro; puede que incluso más. No creo que sea necesario un grado de compromiso en la música, pero sí me sorprende o me entristece que un tema tan rico e interesante se ignore de forma tan intensa.

Dentro y en contra -y algunas otras canciones- responden a algún tipo de posicionamiento. ¿Qué pretendías expresar con esta?Dentro y en contra

La facilidad con la que la espiral de la música pop puede hacer a alguien olvidar cualquier clase de principios que tenga.

¿De donde has sacado la frase «toda España cantando la misma canción»?. Me recuerda aquello de 'todos los festivales son el mismo festival'.

Pues de mi propia cabeza, aunque no es nada especialmente original... Y va un poco por ahí, sí.

Este es un disco con muchas referencias. Las hay hasta de Spinoza: Fast and Furious (Spinoza niega la posibilidad del milagro).

En mi caso, el confinamiento no me ha favorecido en casi nada, pero sí que leo o intento leer bastante, y con cierta frecuencia alguna frase me sugiere una canción.

A lo largo de otros discos te has ido mostrando un tanto ciclotímico. ¿Cómo dirías que te muestras en Momento de auténtica realidad

Creo que es un disco optimista y sereno, lo que no tiene por qué tener mucho que ver con mi propio estado emocional.

Lo del lo-fi suele venir, a veces, de la necesidad de centrarte en lo más imprescindible, que en tu caso puede que sean tus letras. ¿Te gusta ser directo? ¿Qué buscan tus canciones?

El lo-fi, en mi caso, viene o venía de la precariedad y de la desconfianza en la idea de 'música buena'. Para mí las canciones son sobre todo un medio de comunicación, así que intento ser directo y económico, no hacer perder el tiempo a nadie.

En JL frente a su ordenador, y también en JL frente a su ordenadorBorracho y loco

Paso mucho tiempo con el móvil, sí, y considero Internet y las redes sociales como algo muy importante en mi vida. Aunque evidentemente conlleva cosas malas, estamos aprendiendo a vivir en este mundo. Lo que me interesa, más que juzgar el tema, es cartografiarlo.

¿Te interesa el tema de las conspiraciones (JL frente al ordenador

Me interesa el tema, pero desde un punto de vista casi literario. No tengo ninguna opinión incendiaria que publicar en la prensa, ni ninguna exclusiva. Me creo lo que se cree casi todo el mundo, al menos a este respecto.

«He estudiado Química muchos años para poder concluir mis atentados», cantas como si fueras Unabomber. ¿Te sientes muy decepcionado con nuestro mundo? ¿El mundo puede aún salvarse?

Creo que sí que hay salvación, por supuesto, y para ello hay que sobreponerse al pesimismo imperante, aunque pueda costar mucho.

En el disco también hay canciones de amor muy delicadas y hermosas, como Demasiado lento

He escrito algunas canciones para otras personas, pero hasta el momento parece que no han cuajado. No obstante, sigue pareciéndome un ejercicio divertido e interesante.

Finalmente no salió la canción que hicisteis juntos en el Ruidismo Yana Zafiro y tú. ¿Hay alguna colaboración a la vista?

He trabajado en alguna cosa últimamente que podría ser bonita, pero es muy pronto para asegurar nada. En cualquier caso, soy un poco independiente para estas cosas, y en general me siento más cómodo haciendo mis canciones tranquilamente.

¿De qué influencias bebe Marcelo Criminal en la actualidad?

Últimamente escucho cosas como Casiotone For The Painfully Alone, Porridge Radio, Bob Dylan, Katy J. Pearson... No suelo pensar en ninguna influencia concreta a la hora de hacer música, creo. Es un proceso mucho más subconsciente.

Ahora mismo el directolo llevas tú solo. ¿Hay planteamiento de hacer algo con banda?

No en un futuro cercano, aunque sea por cabezonería.

¿Crees que hay una sobreexplotación del 'indie'?

Como yo lo veo, no puede haber 'demasiada música'. Es normal que, con el abaratamiento de muchas tecnologías de creación musical, surjan más propuestas. La industria discográfica sabe perfectamente que puede aprovecharse de muchas de las ideas asociadas al 'indie', como juventud, frescura, autenticidad..., cosas que a mí no me interesan mucho para aupar grupos, pero eso es marketing y etiquetas, y lleva pasando desde mucho antes de que yo naciera. Creo que hay tantos grupos buenos en España como en cualquier momento de la historia de la música pop; seguramente más que nunca, y seguramente a muchos aún no los hemos oído.