Coincidiendo con la festividad de San Juan de la Cruz, patrón de los poetas, el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz hacía entrega el sábado de los premios del certamen literario Albacara. El acto público, conducido con María Reyes Aznar, contó con la asistencia del alcalde de Caravaca, José Francisco García, junto a varios miembros de la organización, premiados, organizadores y los quince miembros que han compuesto el jurado.

Este año, II Premio Internacional de Poesía Mística 'San Juan de la Cruz' ha recaído en David Rey Fernández, natural de El Ferrol (La Coruña), con el poemario titulado Los contornos ardientes de la tierra, dotado con 3.500 euros; y la ganadora del II Premio Internacional de Narrativa 'Ciudad de la Cruz' ha sido Rafaela Sánchez Torres, natural de Caravaca, por la obra La ventana, que recibe 1.500 euros. Todos los premios del certamen incluyen, además, la edición de las obras a cargo de la Editorial Gollarín.

En la sección del Premio 'Escuela de Mandarines', con diplomas, edición de las obras y galardones entre los 250 y los 75 euros se han otorgado las siguientes distinciones: en primera categoría de narrativa, el primer premio fue para Elena Jorquera Reales, por Leona ; el segundo, para Ana Mata Torralba, por Únicos; y un accésit para Carlota María Navarro Martínez, por Desde los ojos de Gonzalo.

En primera categoría de poesía, el primer premio fue para Raquel Martínez Sánchez por su trabajo Poema para una madre, seguida de José Andrés Ludeña Martínez, que presentó la obra Tiempo.

En segunda categoría de narrativa, el primer premio fue para Lucía Rodríguez Martínez por el trabajo Un viaje en autobús, mientras que el segundo premio lo obtuvo Carlos Rubio González con Pies de plomo y pies ligeros. El jurado también concedió un accésit a Marta Pérez Castrejón por el trabajo ¿Por qué a mí?. En esta misma categoría, pero en la modalidad de poesía, la premiada fue Carlota Roca Lozano por En la distancia, y el segundo premio lo obtuvo Mateo García Bastida por Un ciego clarividente.

Por último, en tercera categoría de narrativa, el premio fue para Elías Robles García por Odisea de una conversión, seguido de María Marín Muñoz por La memoria del corazón. En poesía, el ganador fue José Enrique Sánchez Jiménez por la obra El albardán enamorado, seguido de Sergio Calvo Andreo por Dolor idealizado.

En su anterior convocatoria el Certamen Literario Albacara pasó a estar compuesto por el 'Premio Escuela de Mandarines', el 'Premio de Narrativa Ciudad de la Cruz' y el 'Premio de Poesía Mística San Juan de la Cruz', las dos últimas modalidades ahora adquieren carácter internacional, siempre y cuando los trabajos sean orinales y escritos en castellano.

A lo largo de su dilatada trayectoria, el premio ha estado vinculado al convento de los padres carmelitas de Caravaca, su prior el padre Pascual Gil, recordó la impronta que los místicos han dejado en la sociedad a lo largo de los siglos. En este sentido recordó sobre la obra de San Juan de la Cruz que aún sigue muy viva y presente en nuestra sociedad. Cerró el acto el alcalde de Caravaca, José Francisco García, quien puso de manifiesto la importancia de estos premios en pro de la cultura.

Nueva web

El concejal responsable del área de Cultura, Juan Manuel de León, ha informado que coincidiendo con esta 38 edición se ha creado una página web para mejorar la difusión del certamen entre escritores y aficionados a la literatura de toda España. Acompañado por el editor Francisco Marín y por María Reyes Aznar, el concejal de Cultura destacó la «dilatada trayectoria de los Albacara, con cerca de cuarenta años de historia, y la apuesta decidida del Ayuntamiento por continuar impulsándolos de la mano de los Padres Carmelitas, el Grupo Reina y la editorial Gollarín».