Sus fans murcianos ya tuvieron la oportunidad de verles en directo con King of beasts el pasado mes de mayo, cuando actuaron en La Fica como parte del cartel de la primera edición del WAM - Estrella de Levante. Ahora, tras conquistar Europa y tras más de medio año de gira, L. A. regresa a la capital del Segura con su quinto álbum de estudio, aunque esta vez lo harán en sala, concretamente en la REM. Habla su líder, Luis Alberto Segura, que este sábado recibirá de nuevo el cariño de esos fans que saltaron con sus canciones en el WAM.

Gran acogida la que está teniendo este King of beasts

Sin duda alguna. Es un disco con miras comerciales. Le he perdido el respeto a la radio comercial. Muchas veces proyectos como el mío no quieren entrar en según qué medios, no por vergüenza, sino porque no te ves dentro de un tipo de espectro musical, como puede ser sonar en una radio en la que antes lo ha hecho Coldplay o Maroon 5 y luego lo hace Hombres G u otro grupo español. Es una mezcla de conceptos donde no nos vemos las bandas que arrancamos como proyectos indis. Creo que también hay una gran parte de miedo a aparecer ahí, por lo que eso puede suponer o a dónde te puede llevar, o por lo que la gente pueda pensar erróneamente de ti. Yo pienso en la comercialidad de mi proyecto y eso no le resta un ápice de cariño ni de amor a lo que hago. Nunca he hecho nada que no me guste. En el disco no hay ni una sola canción en la que no crea.

¿Qué ha significado el reencuentro con el productor Antoni Noguera?

Volver a trabajar con Noguera, algo que no hacía desde Heavenly Hell, hace ya siete años, significa trabajar con un tipo con muy pocos prejuicios musicales. Me va muy bien currar con él porque el equilibrio entre su visión y la mía hace que todo tenga bastante credibilidad y peso, y rehuya de ciertos clichés y se transforme todo en algo para todos los públicos. Con este nuevo disco esperábamos abrirnos a nuevos públicos, abrir una nueva brecha, la de Europa. Llegar a nuevos espectadores, vía multinacional, a través de Sony, una compañía grande que trabaja el mercado desde el punto de vista más comercial de la palabra y nos permite acceder a ciertas fuentes de distribución masivas.

Pop, funk, country, rock... ¿Se puede hablar de King of beasts

Yo no hablaría de cruce de estilos, sino de investigar estilos. Hay funk, pero en un tema, como también hay una balada country. Me excita poner un disco y encontrar que la primera canción sea un instrumental, la segunda un rock, luego un tema pop muy comercial, luego un funky, otra que suene a Alicia Keys mezclada con un soul... Me gusta que todo eso esté con mi identidad, que es mi voz, mi forma de cantar, mis melodías... pero que la instrumentación y el concepto de la canción sea muy dispar.

Investigación y experimentación, porque cuesta reconocer incluso su voz escuchando sus nuevas canciones.

Ha habido mucho trabajo para eso. Noguera quería poner la voz muy por encima de donde había estado últimamente. Las últimas tres producciones habían sido muy analógicas, sencillas, con una instrumentación rudimentaria, y la voz apenas resaltaba. Faltaba voz, y ahí hemos experimentado.

¿Qué ha descubierto con esta experiencia?

Muchas cosas. El hecho de plantarme delante de la mesa a producir te abre las miras muchísimo, más que cuando me limitaba a estar a las órdenes de alguien que te maneja como un muñeco. Con este disco, coproducido a cuatro manos, me he manejado a mí mismo. Ha habido muchas discusiones y tensiones, pero el resultado siempre ha sido positivo. También he descubierto nuevos elementos digitales para instrumentar una canción. Hay temas que no tienen batería real, algo impensable hace cinco años. Y la canción funciona y no pierde un ápice de identidad.

¿Eso no deshumaniza la música?

Si sabes utilizarlo, no. Yo tiendo a organizar, en el sentido orgánico, ciertos elementos digitales, construirlos y trabajarlos como si fueran una batería de verdad. Conseguir un sonido orgánico con algo digital es un reto, y lo he conseguido. Hay baterías que emulan baterías reales y no lo son, y crean una especie de limbo sonoro en el que no sabes si es una batería real, trucada o digital. Y todo eso también trasladado a guitarras, sintetizadores, voces... Hay canciones con más de ochenta pistas, una barbaridad, una bestia.

¿La melancolía sigue estando presente en las letras de sus canciones?

Es un disco cargado de melancolía. Las letras las coescribí con Kyle Krone, con quien ya trabajé en el disco anterior. Es un amigo mío de California, de Laguna Beach, y lo he coescribí con él por muchos motivos, el primero: con él descubrí que podía coescribir con alguien, algo que nunca había hecho antes, la mía era una parcela privada e impenetrable. Es algo que me ha agilizado mucho el trabajo. La cadena de montaje fue muy efectiva. Si tuviese que haber escrito yo solo 15 canciones -porque hay dos instrumentales-, aún estaría con ellas. Pierdo mucho tiempo en expresarme escribiendo.

¿Duerme tranquilo?

Duermo una cuarta parte de lo que dormía hace tres años. Duermo poco pero voy asimilándolo. Soy muy intenso con mi trabajo. Me cuesta desconectar. No puedo apagar los fusibles durante la noche.

¿Este disco es solo un experimento o abre un camino a seguir?

Es muy probable que se me antoje hacer un disco de guitarra y voz, pero aún no sé qué pasará con el próximo disco.