La secretaría de Estado de Inmigración invertirá dos millones de euros en un plan piloto para combatir la exclusión social en Salt (Girona) y en barrios de los municipios de Badalona, L'Hospitalet de Llobregat, Terrassa (Barcelona) y El Vendrell (Tarragona) con altos índices de inmigración.

En una entrevista en la emisora Catalunya Informació recogida por Efe, la secretaria de Estado de Inmigración, Anna Terrón, ha explicado que esos planes de intervención se aprobaron hace tres meses y se aplicarán a lo largo de este año.

Para Terrón, los incidentes ocurridos en los últimos días en Salt, donde se han quemado contenedores en protesta por la muerte de un menor marroquí cuando huía de la policía, obedecen a que esta población arrastra "una serie de problemas sociales muy duros" que en muchos casos padecen los inmigrantes.

En opinión de Anna Terrón, es necesario intervenir sobre las causas de esos problemas, "paro, desarraigo, todo aquello que genera exclusión", también a corto plazo.

La secretaria de Estado de Inmigración cree que Salt, con un 40% de población infantil, acumula una elevada cifra de personas con pocos recursos, "y si además son de origen extranjero y con vías de integración difícil, las cosas empeoran".

Según Terrón, de momento 23.400 inmigrantes se han acogido al programa que impulsó el Gobierno para capitalizar el paro a cambio de regresar a sus países de origen, una cifra que hay que multiplicar porque esas personas suelen irse acompañadas de sus familias.

Además, el Gobierno está pensando en hacer "más atractiva" esa iniciativa, por lo que mantiene contactos con algunos países, como Perú y Uruguay, para facilitar a los inmigrantes información sobre posibilidades laborales en sus lugares de origen.