Humor e ironía se dan cita en la exposición Grandes éxitos que el fotógrafo Txema Salvans expone hasta el 28 de febrero en el Centro Cultural de Cajamurcia, en Cartagena. La muestra se incluye dentro del festival Fotoencuentros 2011 patrocinado por la Fundación Cajamurcia.

A lo largo de 24 instantáneas, dos composiciones y un mapa, Salvans muestra un recorrido por varias playas del Mediterráneo en las que los personajes siempre están de espaldas al mar. «Son retratos que reflejan una forma de vivir, de la que puedo hablar y ser crítico», señaló el artista.

Premio PhotoEspaña en 2005 por su libro Nice to Meet You, salvans comentó que fue esta experiencia la que le permitió tomar las fotos sin necesidad de pedir permiso a sus protagonistas. «Hice una sección fija en un diario y la gente me invitaba a compartir un día entero de sus vacaciones. Son fotos cercanas que me permiten captar gestos, miradas y texturas. Busco escenarios, pero siempre con personas, porque la dimensión trágica es más patente», dijo.

Durante cuatro años, Salvans ha viajado dos o tres semanas en una furgoneta captando escenarios en Algeciras, Fuengirola, Benidorm, Sitges, Vinaroz, Torrevieja, Valencia, Mazarrón o Castelldefels. «Sin grandes angulares, flash ni diagonales, mis encuadres son clásicos para mostrar lo que veo», explicó. Con su mirada ciertamente crítica, pero tierna y comprensiva, pone una especie de espejo al comportamiento colectivo. «La vida del español medio es dura y la aguanta p0r su relación con la gente. Siempre me he preguntado por qué a la gente le gusta mirar al horizonte, una línea recta, un lugar donde no sucede nada: es más que suficiente para justificar una hora para aparcar junto a la playa. En vacaciones, uno se levanta tarde, baja a la playa, se echa la siesta, la piscina y al día siguiente igual», subrayó.

El toro de Osborne transformado en cabra o en vaquilla y la radical transformación que ha experimentado la franja costera, el sol, la playa, la construcción y la especulación urbanística, el consumo y la estética del ocio están presentes en este trabajo.

‘Misses años 30’

Por otra parte, en la galería Bisel de Cartagena, los hermanos José y Carmen Matrán recuperan con Misses años 30, una caja de negativos del estudio cartagenero fundado en 1925, el más antiguo de la ciudad. Entre las curiosidades de la muestra, compuesta por 20 instantáneas, destaca una imagen de Solucha Cánovas, quien fue Miss Cartagena en los años 30. «En el estudio tenemos una foto de ella pintada al óleo y la gente nos decía quién era y que había sido Miss Cartagena. Al recuperar los negativos nos encontramos con que así era», explicó Carmen Matrán.

‘La evasión inducida’

En la galería Bambara de Cartagena, Virginia Bernal sorprende al público con La evasión inducida, una serie de fotografías que muestran escenarios en miniatura que invitan al espectador a evadirse de la realidad.

El guiño o la ironía bucean en las imágenes de esta autora y la fantasía pasa a formar parte del mundo real.