Mercader presentó el balance de la campaña de Sigre, junto con Juan Carlos Mampaso, director general de la sociedad dedicada a la recogida y reciclado de estos productos, así como con Prudencio Rosique, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Murcia.

El consejero explicó que en el primer trimestre de este año se han recogido en la Región 4,84 kilos de envases por cada mil habitantes, índice superior a la media nacional, y que en los primeros seis meses la cifra aumentó un 11,78 por ciento con respecto al año pasado.

Merceder recordó que el punto Sigre sirve para llevar el envase vacío y los restos de medicamentos una vez terminados los tratamientos así como los innecesarios que se acumulan en los botiquines de las casas.

Rosique se refirió a la necesidad de revisar los botiquines domésticos un par de veces al año y retirar a los contenedores Sigre los medicamentos caducados o que ya no se van a utilizar.

Mampaso destacó el aumento de la colaboración ciudadana para reciclar los desechos de medicamentos en cualquiera de sus presentaciones, que esta por encima de la media nacional.

"Ese aumento de colaboración ciudadana redunda en un importante beneficio para el medio ambiente y para la salud, al evitar que esos restos se tiren a la basura, por el desagüe o se acumulen en el botiquín", dijo.

Mampaso dijo que según un estudio realizado por Sigre, la evolución del uso de esos puntos ha sido buena, ya que mientras en 2003 el 43 por ciento se tiraba a la basura ese porcentaje se sitúa en la actualidad en ocho puntos.

El director general de Sigre recomendó la revisión periódica del botiquín doméstico para evitar accidentes provocados por el consumo inadecuado de medicamentos sobrantes, en mal estado o caducados.

Mampaso dijo que según un estudio, el 50 por ciento de los medicamentos existentes en los botiquines caseros están caducados, mientras uno de cada tres se guardan sin caja ni prospecto y no se recuerda para qué fueron prescritos.

El responsable de Sigre anunció que se va a llevar a cabo una campaña de concienciación bajo el lema "un gesto por el medio ambiente" para recordar al ciudadano la importancia que tiene para su propia salud el gesto de depositar los envases en los contenedores de las farmacias.