El anciano, ingeniero de profesión y cuya apuesta fue de tan sólo 100 libras (unos 147 euros), espera llevar a un grupo de amigos a pasar unos días en un hotel para celebrar su cumpleaños.

"Esta mañana recibí cuarenta tarjetas de cumpleaños, incluida una de la Reina (Isabel II)", comentó con alegría.

Ante la abultada suma que recibirá, William Hill informó hoy de que ahora elevará la edad para hacer apuestas de ese tipo de los 100 a 110 años.

"Cuando empezamos a admitir apuestas, cien años parecía una marca casi mítica y estábamos preparados para ofrecer cantidades altas", dijo un portavoz de esa casa de juegos.

"Pero estos pagos nos están costando una fortuna y de ahora en más vamos a subir la edad a los 110", agregó la fuente.

"Estoy seguro de que Alec se sentirá más contento de recibir nuestra carta que la de la Reina", dijo el portavoz.

Holden, que tiene dos hijos de 70 y 60 años, afirma que el secreto de su longevidad se debe al cereal que toma todas las mañanas y a "acordarse de respirar".