La compañía teatral catalana no ahorrará en este montaje escenas de violencia como una explosión terrorista, un duelo a garrotazos o una masacre final, aunque en Pekín evitará escenas de desnudo que sí mostrará en Europa.

El director artístico de La Fura dels Baus, Jürgen Müller, ha señalado hoy durante la presentación del espectáculo que las autoridades chinas han impuesto como condición para la exhibición del espectáculo el que no haya desnudos o violencia gratuita.

Müller ha considerado que el montaje "no es violento, en todo caso, impactante" y "acaba con la desmesura de las tragedias griegas", mostrando que "la violencia por la violencia no es un camino", ha añadido Lluís Fusté.

La imagen plástica que rubrica el final de "Imperium" está inspirada en el dibujo de Goya "Duelo a garrotazos", de la serie Desastres de la Guerra.

"Imperium" inaugura el ciclo "Meet in Beijing" (Nos vemos en Pekín) programado dentro del Año de España en Pekín, que cerrará el 26 de mayo el Ballet Nacional de España.

El espectáculo de La Fura, compañía acreedora de un teatro "cuyo lenguaje traspasa fronteras con facilidad", y una exposición del Museo del Prado en Pekín, son "los dos pilares del Año de España en China y un ejemplo de modernidad y tradición", ha señalado Carlos Alberdi, director general de Cooperación del Ministerio de Cultura.

Con "Imperium" la compañía catalana vuelve al "lenguaje furero" de finales de la década de 1980 más básico y de menos tecnología en el que, aunque haya proyecciones de vídeo, "la pantalla no es la protagonista", ha señalado Müller.

"Imperium" es un espectáculo de 65 minutos de duración interpretado exclusivamente por ocho actrices: Valeria Alonso, Florencia Galimañes, Diana Kerbelis, Lola López Luna, Gádor Martín, Laura Ojer, Marta Roca y Montse Vidal.

La obra se representará los días 1, 2 y 3 de mayo en un espacio teatral con capacidad para unos 800 espectadores que se halla en el interior de un gran espacio cultural de gestión privada, una especie de ciudad cultural ubicada en una antigua fábrica de armamento construida en la década de 1950, que ocupa unas cinco ó seis manzanas de un barrio como el Eixample barcelonés.

El espectáculo está coproducido por el Ministerio de Cultura, la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX), el Instituto Catalán de las Industrias Culturales y el Festival Grec de Barcelona, que lo presentará en el Mercat de les Flors el 20 de julio, tras el estreno español el 2 de junio en Soria y el europeo en Saint Brieuc (Francia) el 25 de mayo.

El espectáculo ha contado con un presupuesto de cerca de 600.000 euros y ha seguido un proceso previo de consulta con las autoridades chinas para determinar si se ajustaba o no a las condiciones impuestas, aunque deberá seguir "in situ" una visualización final para ver "cómo nos aceptan", ha señalado Müller.

El nuevo espectáculo se representará con el público de pie, alrededor de una pirámide truncada de cinco metros de altura y más de ocho de base que se divide en cuatro escenarios entre los que transitarán los espectadores; una grúa y unos elementos móviles que se presentan como "sembradoras".

Con música "cuadrafónica", contará también con imágenes de vídeo en las que aparecerán dibujos animados artesanales de trazo puro, pintados con pluma japonesa.

El montaje está estructurado en cinco etapas: el miedo, los discursos, la domesticación, la transformación y la muerte total, y arranca con la visualización de quince mochilas en el suelo para simular un atentado terrorista.

Continúa con tres profetas que intentan salvar al público del miedo ofreciendo para ello sendas propuestas: una hedonista, a través del placer, una segunda activista por el cambio o la unión, y una tercera moderada que señala que el mundo no se puede cambiar si no cambia uno mismo.