Como consecuencia de la decisión adoptada en Japón se hizo necesario revisar la cuota provisional de posibilidades de pesca que la Unión Europea diseña cada año, y las condiciones asociadas a la misma, para garantizar que se aplican ya en el año 2007.

Además, la CE presentará en breve un Reglamento para aplicar las medidas de recuperación de esta especie, que luego tendrá que aprobar el Consejo de ministros y el Parlamento.